Trabajadoras de la residencia Madres Mercedarias de Orozko se concentran ante Diputación en su tercer día de huelga

Comparte/Partekatu

Es el tercero de los cinco días de huelga que tienen convocados para denunciar su situación laboral, de la que consideran «responsable» a la institución foral

Trabajadoras del centro residencial Madres Mercedarias de Ibarra de Orozko para personas con diversidad funcional se han concentrado este viernes ante la sede de la Diputación de Bizkaia en Bilbao en el tercero de los cinco días de huelga que tienen convocados para denunciar su situación laboral, de la que consideran «responsable» a la institución foral.

Convocada por el comité de empresa, integrado por LAB y ESK, las trabajadoras concentradas han protestado junto al Palacio foral portando una pancarta con los lemas ‘IPC, 1.648 horas’ y ‘Madres Mercedarias y Diputación, culpables’.

Los representantes sindicales han explicado que la Diputación es «la titular y última responsable de este servicio público» que se presta en el centro residencial, que ofrece cuidados a más de 80 personas y cuenta con 43 trabajadoras.

La gestión del servicio se ha delegado, a través de un convenio, a la congregación religiosa Madres Mercedarias y esta, a su vez, «ha cedido la gestión del centro residencial de Ibarra Orozko a una empresa, Fundación Aliados, que ha impuesto graves recortes en las condiciones laborales dejando de aplicar el pacto que tenía con la plantilla», han denunciado.

En concreto, según han censurado, «estos recortes han supuesto un aumento de jornada, trabajar más festivos y eliminación de la subida salarial pactada del IPC».

«Realizamos un servicio público y un trabajo de cuidados esencial. Nosotras cuidamos a un colectivo, personas con diversidad funcional, que el sistema invisibiliza y esconde. Son personas que no le sirven al sistema porque no pueden ser explotadas como mano de obra, no son productivas para esta sociedad. El reconocimiento de nuestro trabajo, de nuestras condiciones laborales, es también el reconocimiento de estas personas», han asegurado.

El comité cree que el «responsable principal» de esta situación es el diputado de Acción Social, Sergio Murillo, porque la institución foral es «conocedora de la situación» pero mira «hacia otro lado, sin importarles que estos recortes suponen un grave deterioro de las condiciones de las trabajadoras y del servicio público que realizan».

Los representantes de los trabajadores han pedido una reunión con el diputado de Acción Social y han remarcado que «es inaceptable que no asuma su responsabilidad en la solución del conflicto». Finalmente, han exigido al Gobierno Vasco que «no niegue el derecho a huelga» a las trabajadoras «imponiendo abusivos servicios mínimos».

Tras las jornadas de huelga del 28 de enero, del 1 de febrero y de este viernes, las siguientes jornadas de huelga están convocadas para los próximos días 9 y 11.


Comparte/Partekatu

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *