Urkullu insta a la cogobernanza y pide que la desescalada respete «el marco competencial de autogobierno»

Comparte/Partekatu

Dice que su Gobierno trabaja con el de Sánchez para «minimizar riesgos de rebrote» y reclama «por eficiencia» un modelo de «codecisión real»

BILBAO, 8 May. (EUROPA PRESS) –

El Lehendakari, Iñigo Urkullu, ha defendido el «modelo de cogobernanza» y ha recordado su continua reivindicación a la coordinación con el Gobierno de Pedro Sánchez ante la crisis del coronavirus y el proceso de desescalada, tal como ha plasmado, «no sin dificultad», en las videconferencias con presidentes autonómicos de cada domingo.

Urkullu, durante su discurso en la Diputación Permanente del Parlamento Vasco, ha defendido que le desescalada respete «el marco competencial del autogobierno» y, tras asegurar que su Gobierno trabaja con el de Sánchez para «minimizar riesgos de rebrote» de la pandemia, ha reclamado la aplicación en Euskadi de «los indicadores sanitarios comunes» establecidos.

El Lehendakari ha asegurado que la estrategia del Gobierno estos dos meses se ha asentado en la definición de un cuadro de «prioridades compartidas y la transparencia y la Gobernanza colaborativa entre las instituciones».

El Lehendakari ha subrayado que el cuadro de prioridades han sido la respuesta sanitaria y socio-sanitaria; reforzar la cobertura para los sectores sociales más perjudicados; primar la garantía de continuidad en la Educación; ayudar al comercio, autónomos, pequeñas y medianas empresas; y definir un Plan que permita anticipar la recuperación social, económica y del empleo.

Una vez establecidas estas prioridades, cree que «el modelo de gobernanza es fundamental, porque la forma expresa el fondo». «Estos ejes se descomponen, a su vez, en una extensa red de contactos bilaterales o multilaterales con actores sociales, económicos e institucionales», ha añadido.

Como ejemplo, en el ámbito político-institucional, ha destacado el LABI, foro de coordinación institucional ante la emergencia sanitaria, en el que cada semana se planifican las respuestas en la lucha contra la pandemia y la recuperación de la actividad.

BILATERAL Y MULTILATERAL

Asimismo, ha recordado las videconferencias de presidentes autonómicos con el presidente Pedro Sánchez, y ha asegurado que cada domingo reivindica y trata de practicar, «no sin dificultad, la coordinación con el Gobierno español, en un marco bilateral y multilateral». Además, ha subrayado que ya ha convocado dos reuniones de la Mesa de partidos y la próxima semana, el 14 de mayo, celebrará la tercera.

También el Departamento de Salud y ya el resto de Departamentos se reúnen semanalmente con todos los grupos parlamentarios. El Lehendakari ha recordado que ha comparecido en tres ocasiones ante esta Diputación Permanente y todos los consejeros han solicitado comparecer ante este foro que mantiene el sistema de información y relación entre el Gobierno y el Parlamento.

En el ámbito sociosanitario, ha destacado el trabajo con expertos y agentes en la Comisión del Plan de contingencia sanitario, y el Consejo Socio-Sanitario, mientras que en el ámbito socio-económico, ha subrayado la Mesa de Diálogo Social y la Mesa Socio-económica, cuya última reunión tuvo lugar este miércoles con la participación de las organizaciones empresariales, sindicatos, Cámaras de Comercio, Elkargi, Corporación Mondragón, ASLE y las instituciones vascas.

En materia de los servicios públicos, ha citado, por ejemplo, la Educación, en colaboración con las Universidades, Formación Profesional y la comunidad educativa; también el trabajo en Seguridad, Cultura o las relaciones con el Tercer Sector Social.

AUTOGOBIERNO

Iñigo Urkullu ha defendido que la desescalada se gestione «desde el principio de proximidad y subsidiariedad, respetando el marco competencial del autogobierno». En su opinión, «por proximidad y eficiencia, es importante un modelo de codecisión». «Por eso, propugno la Gobernanza colaborativa entre las instituciones públicas vascas», ha añadido.

Tras aseverar que la realidad «está marcada por la interdependencia», ha propugnado «coordinación y codecisión real». «Propugno también un Plan asentado en las lecciones aprendidas. Si somos honestos, debemos reconocer que nadie contábamos con un manual de instrucciones. Esta crisis ha sido imprevista e impredecible», ha indicado.

Por ello, ha asegurado que se necesita «aplicar un método no arbitrario de ensayo-error, un método que extrae y aplica lecciones aprendidas en positivo y en negativo en cualquier lugar del planeta.

En este sentido, ha apuntado que se han atendido las pautas de la UE y la OMS, y aprendido la importancia del número de pruebas, «identificando la utilidad y fiabilidad en sus fines de cada uno de los modelos; y de cruzar la información obtenida con su localización geográfica, todo ello para la detección temprana y el aislamiento de contactos».

Iñigo Urkullu ha dicho que ese ha constatado «la relevancia que tiene contar con recursos propios, engrasados y de calidad en todos los ámbitos».

PLAN BIZI BERRI

Urkullu ha manifestado que, en este contexto, su Ejecutivo ha puesto en marcha el Plan Bizi Berri de transición sanitaria, social y económica». Según ha precisado, este plan permitirá «una transición segura y equilibrada, y un proceso gradual que se acompasa con una correcta gestión del riesgo de salud pública».

Además, ha recordado que la economía va a sufrir «una crisis sin precedentes y es necesario evitar que se resientan el sistema público de salud y el estado de bienestar», lo que supone «dejar atrás progresivamente el confinamiento, aplicar estrictas medidas de seguridad y salud y evaluar los indicadores sanitarios objetivos».

En todo caso, ha dicho que hay que ser conscientes de que «nada va a ser como en el pasado y que los periodos de transición van a ser cada vez más breves». «Estamos obligados a adaptarnos y reinventarnos de forma permanente», ha aseverado.

Biziberri contempla la «apertura controlada y seguimiento permanente de la evolución sanitaria» con la «detección temprana de posibles nuevos focos» o la realización masiva de pruebas a la población, tanto PCR como de detección de anticuerpos. «Este proceso permite caracterizar a la población en cuatro grupos: recuperados e inmunes; infectados con síntomas; infectados asintomáticos, y finalmente no infectados», ha añadido.

El Lehendakari ha asegurado que «la realización masiva de test facilitará una apertura controlada de la actividad y la detección rápida de nuevos casos para su aislamiento social y el control de nuevos contagios».

En cuanto a la transición económica y social, el Plan Bizi Berri «valora los cambios en los hábitos de trabajo, el impacto en los presupuestos públicos y el papel del Gobierno Vasco para hacer frente a la crisis».

También se adelanta «la nueva forma en que muchas actividades se van a tener que desenvolver en el área educativa o cultural; en los hábitos de consumo, comercio y hostelería; en la movilidad o los viajes».

Asimismo, considera «necesario» que haya «una comunicación transparente y veraz», y ha emplazado a alzanzar «el Acuerdo Social», del que dependerá «el éxito» del Plan.

COLABORACIÓN, COORDINACIÓN Y COGOBERNANZA

Por último, Iñigo Urkullu ha asegurado que el Gobierno Vasco trabaja «conjuntamente con el Gobierno español para minimizar los riesgos de rebrote».» Aceptamos los indicadores sanitarios comunes con el fin de ordenar el proceso en todo el Estado. Reivindicamos también nuestra capacidad de autogobierno, competencias sanitarias y de control para la aplicación de estos indicadores a nuestra realidad», ha añadido.

En este contexto, ha subrayado que su compromiso es «compartirlo» y reivindica «una filosofía de cogobernanza, asentada en la subsidiariedad y la proximidad».


Comparte/Partekatu

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.