Comparte/Partekatu

Vitoria demostró una vez más su capacidad para albergar grandes eventos deportivos

A pesar de que el tiempo no acompañó este fin de semana, todos aquellos aficionados desplazados hasta el Fernando Buesa Arena para disfrutar de la final de la Final Four han coincidido en lo espectacular del recinto elegido.

El pabellón lucía impresionante. Miles de carteles decoraban el frío cemento del estadio y un centenar de voluntarios se desvivían porque nada faltara. Sin duda un trabajo que ha durado semanas, pero que ha merecido totalmente la pena.

Miles de periodistas acreditados, invitados y un número aún mayor de aficionados daban una nota elevada al transcurso del evento. Y todo ello a pesar de la incesante lluvia y del frío que apenas dejó que se disfrutaran las carpas colocadas alrededor del recinto y que eran, junto a los partidos, uno de los grandes atractivos de la cita.

Aún así, la fiesta que se montó durante los tres días de competición por parte de las cuatro aficiones finalistas nada tiene que envidiar a la de otros años y ha demostrado que Vitoria es capaz de acoger una competición de alto nivel como la Final Four. Y todo ello sin que registrara un sólo accidente destacable.


Comparte/Partekatu

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *