Comparte/Partekatu

El animal fue el centro de todas las miradas hasta que los operarios pudieron reducirle

Un jabalí, de 70 kilos, se convirtió ayer en la comidilla de Erandio. El animal decidió explorar el pueblo y finalizar su visita turística en el patio del IES Ategorri. Cientos de curiosos se desplazaron hasta la zona para sacar fotos al nuevo turista, que se convirtió en el centro de todas las miradas.

Tras varios intentos fallidos para dormirle, operarios de la Diputación pudieron alcanzarle con una red, atarlo y llevarlo al centro de recuperación de fauna silvestre de Gorliz para poder devolverlo en un futuro a su hábitat natural.

A pesar de las numerosas bromas que provocaba su presencia, este tipo de animales no dejan ser peligrosos por sus afilados dientes. Así, fueron necesarios varios dardos tranquilizantes para calmar al ejemplar y proceder a su rescate sin lamentar daños.


Comparte/Partekatu

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *