Un centenar de personas participarán en Bizkaia en la caravana por los derechos de los migrantes

Comparte/Partekatu

Alrededor de un centenar de personas participarán este jueves en la caravana europea para reivindicar la defensa de los derechos de las personas migrantes que recorrerá varios municipios de Bizkaia y tendrá como epicentro Santurtzi. La marcha se desarrollará también en Valencia y en cuatro localidades de Italia, Trieste, Turín, Sicilia y Briançon.

La caravana, que se desarrollará entre el 27 y el 30 de agosto, es una iniciativa de Caravana Abriendo Fronteras y Carovane Migranti para denunciar «la situación de no derechos de los migrantes como consecuencia de las políticas migratorias europeas».

Por un lado, Caravana Abriendo Fronteras se encargará de coordinar las actividades en los municipios de Bizkaia y Valencia, mientras que la organización italiana Carovane Migranti lo hará, principalmente, en Trieste, Turín, Sicilia y Briançon, localidad fronteriza situada en suelo francés.

Según han indicado desde ambas organizaciones, «la pandemia ha hecho virar el rumbo de la Caravana 2020, que planeamos hacia la Ruta Balcánica, pero nuestra red ha seguido más activa que nunca a través de encuentros virtuales pensando cómo hacer para adaptarnos a la nueva situación», ha explicado una portavoz de esta organización que desde 2016 se acerca cada verano a un tramo fronterizo.

La iniciativa se plantea como una caravana europea que se desarrollará, de forma simultánea y con encuentros vía internet, en diferentes ubicaciones en torno a varios ejes temáticos: «violencia y desapariciones en las fronteras de la ruta balcánica, por un lado, y «el Mediterráneo, puertos de solidaridad y puertos de guerra, explotación laboral y experiencias de resistencia», por otro.

Durante los cuatro días se combinarán acciones de carácter reivindicativo en espacios abiertos, como los puertos de Burriana, Sagunto, Santurtzi y Pozzallo, junto con encuentros donde participarán, de forma presencial o virtual, personas «con perfiles diferentes, ya sean testigas, activistas o protagonistas de las experiencias y luchas aquí en Europa, pero también en África, Asia y las Américas».

Tanto en Valencia como en Bilbao se han inscrito inicialmente casi 100 personas en cada ubicación, a las que se espera se sumen más personas dado el carácter local de la caravana de este año. Un grupo de doce personas de Carovane Migranti viajará 1.400 kilómetros desde Torino a Trieste (puerta y frontera de los Balcanes) y desde Trieste a Briançon (frontera en Francia). El centro de expulsión de migrantes de Gradisca y los campos de explotación de la provincia de Cuneo serán también lugares claves en su recorrido.

COMPLICIDAD DE GOBIERNOS

Así mismo desde ambas organizaciones han insistido en que su intención es «seguir adelante con la denuncia de la complicidad de los gobiernos europeos en las guerras en África y Oriente Medio, que son el origen del desplazamiento forzoso de centenares de miles de personas, nos parece vital».

Además de estas caravanas, también se plantean transitar por rutas de interior «siguiendo el rastro de la violación creciente de los derechos de las personas migrantes dentro de Europa y en sus fronteras, especialmente en la olvidada Ruta Balcánica y en el Mediterráneo».

El principal objetivo es «cambiar radicalmente las políticas antimigrantes de la UE y que se regularice con carácter urgente a todas las personas que viven y trabajan en condiciones inhumanas en nuestras ciudades y en el campo es una de las reivindicaciones que sonarán más alto estos días».

Desde su punto de vista, «la distancia obligada no va a impedir que sigamos acuerpándonos y viajando hacia adelante, fortaleciendo la red europea para dar una respuesta más contundente a las políticas y a las medidas aún más duras que ya se están dando con el pretexto de la pandemia».

Las actuaciones conjuntas de ambas asociaciones se plantea «formar una caravana europea que, sin olvidarse de lo que ocurre en Mesoamérica, África y Asia, denunciará la situación de injusticia, violencia, explotación y racismo en los Balcanes, en Grecia y en el resto de fronteras europeas, incluido el Mediterráneo».

Su intención también pasa por recorrer el interior de la Unión Europea; tanto en las explotaciones agrícolas de Vittoria y Cassibile (Sicilia), Saluzzo (Piamonte), Lleida, Navarra, Almería y Huelva, como en el trabajo doméstico realizado por millones de mujeres migrantes en toda Europa para denunciar un sistema «contrario a la vida», ha concluido una portavoz de la iniciativa.


Comparte/Partekatu

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *