Euskadi Capital

Todo sobre ‘Oceanic Dream’, la nueva sala de Sweet Space diseñada por Álex Briones y Bárbara Chapartegui

Comparte/Partekatu

Sweet Space da la bienvenida a un nuevo espacio ideado por los diseñadores de interiores Bárbara Chapartegui y Álex Briones. La nueva sala de Sweet Space es un nuevo concepto de parque creado para la diversión infantil en Madrid. Los niños se sumergen en el interior del océano con elementos interactivos, didácticos, que buscan estimular a los más pequeños.  

La creación de la nueva sala, de la mano de Bárbara -como especialista en el diseño de espacios infantiles- y de Álex como especialista en la concepción de espacios depurados, pretende generar en los niños la ilusión de hallarse en el interior del océano y disfrutar del parque en un entorno inquietante para ellos, con diferentes especies marinas iluminadas interiormente y con música de fondo del canto de las ballenas. 

Situado en el centro comercial ABC Serrano, Sweet Space permite a los visitantes disfrutar a través de 10 salas temáticas de diferentes exposiciones interactivas que inspiran la imaginación y desarrollan los sentidos de grandes y pequeños. 

Madrid, mayo 2023. Sweet Space da la bienvenida a un nuevo espacio que permitirá viajar a un océano donde se funde el arte y la diversión. Ideado por los diseñadores de interiores Bárbara Chapartegui y Álex Briones, «Oceanic Dream» es una sala a dos alturas donde la puerta de entrada es un tobogán que parte de una estancia anterior que representa el espacio. De esta manera, la nueva sala de Sweet Space permite viajar a los más pequeños desde el espacio exterior al fondo del océano.

La conjunción entre el realismo y la singularidad que aporta la experiencia de Bárbara de todo lo que supone el mundo infantil – con sus colores y los animales marinos que generan en los niños nuevas sensaciones – y la experiencia de Álex en la concepción de espacios que procuran innovar con la mezcla de diferentes tendencias, les ha llevado a idear un nuevo concepto creativo del que están ambos muy orgullosos, y siempre bajo las premisas del respeto por la estética de la que ambos hacen gala y un uso del color muy equilibrado y sorprendente que estimula a los pequeños. 

Ambos han demostrado en este proyecto que su forma de decorar se basa en “no tener miedo y atreverse a experimentar creando una atmósfera alejada de la monotonía. Esta visión tan personal y única de la decoración de ambos se ve plasmada en la nueva sala que inaugura Sweet Space.

El espacio está dividido en dos alturas: el acceso a 3,5 metros de altura y la salida a 8 metros de altitud. Y los niños entran a él desde el tobogán, por el que se accede por la estancia “Rocket Dream”. En palabras de Bárbara Chapartegui: “Su experiencia empieza en el espacio con las estrellas, los cohetes y al entrar en el tobogán aterrizan en el océano inmenso con sus colores y animales marinos”. 

Una vez dentro de la sala, se encuentran ballenas, medusas, peces, buceadores… Todo está decorado para sumergir a los más pequeños, pero también a los grandes, en un mundo lleno de agua y diversión donde se funden el arte y el mar.

La ballena de una longitud de dos metros está iluminada y colocada en posición de descenso al fondo del mar, haciendo que parezca que nada hacia abajo. También hay medusas y peces iluminados que cuelgan del techo y una pareja de buceadores que serán un panel para hacerse fotografías y crear recuerdos. La pared principal está forrada de escamas de pez de diferentes colores y hay espejos deformantes y un trepador para que los niños escalen. Además, hay elementos didácticos para los niños, como un mural de la bola del mundo con todos los nombres de los países y sus monumentos.

“La idea inicial siempre fue crear un océano para niños con todos sus colores y animales significativos. De esa manera, fuimos puliendo matices y elementos entre los dos hasta llegar a la idea final de la que estamos muy orgullosos, tanto por el concepto como por la estética”, dice Bárbara Chapartegui.

La inspiración de hacer que los niños aterricen después de explorar el espacio en el fondo del océano, “surge al visitar Álex Briones todas las estancias de Sweet Space y ver un tobogán que está justo en la estancia del espacio exterior”, continúa Bárbara.

La inspiración les vino tras visitar todos los espacios de Sweet Space, ya que en el espacio permanecía un tobogán que estaban obligados a utilizar y que procedía de un espacio superior a 8 metros de altura en el que se representaba el espacio. Por tanto, justamente la temática del espacio debía respetar esa premisa y decidieron que la experiencia de los niños se concretaría en salir del espacio y llegar a través del tobogán al interior del océano.

Entre ellos, instalaron unos buceadores para que los niños se fotografíen un recuerdo, un trepador, la bola del mundo diseñada por Bárbara Chapartegui- con la descripción de todos los países y sus monumentos- y diferentes espejos deformantes al más puro estilo de un parque de atracciones.

Sweet Space apuesta por la innovación

Desde hace tiempo, las experiencias inmersivas son referentes en los espacios artísticos de Europa, convirtiendo los espacios tradicionales en lugares abiertos al arte digital y a experiencias que van más allá de las expresiones tradicionales. Por eso, Sweet Space siempre está dispuesto a incorporar nuevos espacios que llenen el museo de nuevas sensaciones, experiencias imaginación y color. 


Comparte/Partekatu

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *