San Mamés se iluminará de verde este jueves para sensibilizar sobre la ‘Baja visión’, en el Día Mundial de la Visión

Comparte/Partekatu

El estadio de San Mamés en Bilbao se iluminará este jueves de verde con motivo del Día Mundial de la Visión, para sensibilizar sobre la ‘Baja visión’, una condición que afecta al 2% de la población, unas 40.000 personas en Euskadi, segun ha informado Retinosis Retina Begirsare.

En un comunicado, desde la asociación han considerado que la celebración del Día Mundial de la Visión es «el mejor momento del año para, precisamente, dar visibilidad a las personas que no tienen una visión suficiente para poder realizar las tareas cotidianas con autonomía», lo que se denomina como ‘Baja visión’.

La baja visión, han advertido, es una condición que afecta al 2% de la población, unas 40.000 personas en Euskadi y que, sin embargo, «es tan desconocida que genera infinidad de situaciones de incomprensión en el día a día de quienes la sufren».

Este año, el Athletic Club de Bilbao se suma a la campaña «dando luz» a esta realidad mediante la iluminación del campo de fútbol de San Mamés mañana, a ls 20.30 horas. La Catedral se vestirá de verde, el mismo verde del distintivo «Tengo Baja Visión», símbolo identificativo que hace que las personas con la visión gravemente reducida puedan interactuar mejor en sociedad. Este distintivo se mostrará, simultáneamente a la iluminación del campo, en la pantalla gigante que se orienta a la calle Pozas.

DÍA MUNDIAL DE LA VISIÓN

El Día Mundial de la Visión comenzó a celebrarse en el año 2000, y desde entonces se ha celebrado de muchas maneras diferentes en países de todo el mundo. Durante este día se trabaja entre múltiples organismos a nivel mundial para sensibilizar a la opinión pública sobre la ceguera y la discapacidad visual como grandes problemas de salud pública a nivel internacional.

El distintivo ‘Tengo Baja Visión’ nació en el año 2013 con la intención de ayudar a que las personas con discapacidad visual sean reconocidas como tales, evitando así interpretaciones erróneas cuando se comportan de manera extraña debido a su visión reducida.

Según han indicado desde la asociación, esta condición visual conlleva, por ejemplo, no saludar a una persona conocida, no apartarse, caminar muy despacio, tropezarse, chocarse con un banco, una farola o un niño, no encontrar puertas de acceso o de salida, o preguntar por algo que es muy obvio para el resto.

El distintivo, que visibiliza la baja visión haciendo reconocibles a las personas que tienen esta condición, se puede usar solo o acompañando al bastón blanco o perro guía, indicando con ello que quien lo usa tiene un resto útil de visión, es decir, que no es completamente ciega.


Comparte/Partekatu

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *