San José alienta a las cooperativas vascas a fomentar y liderar la lucha contra el cambio climático

Comparte/Partekatu

Con motivo del Día Internacional de las Cooperativas que se celebra mañana bajo el lema “Las cooperativas y la acción por el clima”la Consejera de Trabajo y Justicia, María Jesús San José, ha animado a las cooperativas vascas a impulsar y liderar la lucha contra el cambio climático. “Las cooperativas vascas deben de ser punta de lanza, abanderadas de la puesta en marcha de programas ambientales colaborativos, agentes innovadores de la Economía Circular y principales actores del Pacto Verde Europeo”.

En la rueda de prensa del Día Internacional de las Cooperativas que desde el año 1995 se celebra el primer sábado de julio a iniciativa de Naciones Unidas y la Alianza Cooperativa Internacional (ACI), también han intervenido, el Presidente del Consejo Superior de Cooperativas de Euskadi (CSCE-EKGK), Patxi Olabarria, y la Presidenta de la Confederación de Cooperativas de Euskadi (KONFEKOOP), Rosa Lavín.

Intervención de la Consejera:

Egunon eta eskerrik asko etortzeagatik.

Konfekopeko Presidente andrea, Euskadiko Kooperatiben Goren-Kontseiluko Presidente jauna, eta lagun guztioi, egun on.

Me acompañan, la presidenta de la Confederación de Cooperativas de Euskadi-KONFEKOOP, ROSA LAVÍN y el presidente del Consejo Superior de Cooperativas de Euskadi, PATXI OLABARRIA.

Hoy víspera del Día Internacional de las Cooperativas, no queríamos pasar por alto la celebración como todos los años de esta efeméride. La Alianza Cooperativa Internacional de Cooperativas nos invita el 2020 a unirnos a la lucha contra el cambio climático.

Desde 1995, todos los primeros sábados del mes de julio celebramos el Día Internacional de la Cooperativas. Y en esta ocasión el lema elegido es: “Las cooperativas y la acción por el clima”. Con él la Alianza Cooperativa Internacional pretende tratar y apoyar el Objetivo de Desarrollo Sostenible número 13: el objetivo sobre la acción por el clima.

Se quiere poner el énfasis en la contribución de las cooperativas en la lucha contra el cambio climático. Y como bien señala la Alianza Internacional en su convocatoria, las cooperativas de todo el mundo pueden y deben aprovechar la oportunidad para mostrar su liderazgo en este ámbito y compartir los valores cooperativos que emplean para hacer frente a este problema global. En Euskadi estamos acumulando un alto conocimiento de soluciones de futuro en la lucha contra el cambio climático.

Muchas cooperativas están avanzando en la aplicación de estrategias e innovaciones de economía circular a sus realidades particulares. Pero todavía nos queda mucho camino por recorrer.

Las cooperativas vascas deben de ser “punta de lanza”, abanderadas de la puesta en marcha de programas ambientales colaborativos, agentes innovadores de la Economía Circular y principales actores del Pacto Verde Europeo.

El Gobierno Vasco, a través del Departamento de Medio Ambiente, ha puesto en marcha la Estrategia de Economía Circular de Euskadi 2030 con la que aspiramos a posicionar a Euskadi como una región referente en Europa en el ámbito de la economía circular.

Una hoja de ruta que hará que nuestro territorio sea más competitivo, más sostenible y ofrezca mayor bienestar a las personas que vivimos en él. La Economía Circular hace referencia a una economía que, por diseño o intención, es restaurativa. Es decir, aspira a no generar residuos, optimizar el rendimiento de los recursos y maximizar la utilidad de los materiales. La Economía Circular es un motor para la innovación y consecuentemente para la creación de valor y empleo. Nos plantea un modelo económico y productivo caracterizado por la sostenibilidad y el ahorro de recursos y fuentes de energía.

La propia palabra circular se refiere al ciclo de vida con el que cuentan las materias primas, los recursos naturales y los bienes y servicios en general que forman parte de nuestro día a día.

En estos tiempos de incertidumbre y pese al terrible impacto que supone la pandemia de Covid-19, no debemos olvidar que el impacto del cambio climático representa la mayor amenaza para la supervivencia de la humanidad.

Hace tan solo un mes, el pasado 5 de junio, en medio de la emergencia sanitaria, celebramos el Día Mundial del Medio Ambiente centrado en la protección de la diversidad biológica pero su interés se extiende a la globalidad de los objetivos del desarrollo sostenible.

Nuestro compromiso de alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible no ha cambiado, pero sí la urgencia de actuar. Los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible ya no son un conjunto de metas a las que se aspira en un futuro lejano. Son lo mínimo que necesitamos para garantizar un mundo más seguro, justo y sostenible para todos. Y en el cooperativismo se encuentran las bases mismas del modelo de desarrollo sostenible.

El Pacto Verde Europeo es la nueva hoja de ruta de crecimiento económico y competitividad de la Unión Europea para lograr una revolución circular, digital y justa en clave de sostenibilidad. Para ello el Pacto Verde se centra en la sostenibilidad de productos, servicios y procesos operativos de producción y deja dos ideas claras.

Por una parte, que la sostenibilidad es fuente de ventajas competitivas. Y por otra, que los entornos más locales serán protagonistas en la transformación. El Gobierno Vasco, ha impulsado la elaboración del “Ecobarómetro industrial”.

Un estudio social sobre el posicionamiento industrial en relación con el medio ambiente.

Gracias a la colaboración de nuestra Dirección de Economía Social del Gobierno Vasco y del cluster medioambiental ACLIMA, se ha ampliado el estudio al conjunto de las empresas de la Economía Social y en especial a las cooperativas.

Queremos saber la “sensibilidad ambiental” que tienen y para ello la Universidad de Mondragón trabaja en un proyecto cuyo objetivo es identificar los indicadores de sensibilidad, determinar las buenas prácticas medioambientales de las entidades de economía social y fijar el diagnóstico.

Entre otras muchas iniciativas podemos destacar la que a finales del pasado año pusieron en marcha un trasversal grupo de cooperativas que cuentan con el apoyo de IHOBE.

La sociedad pública de gestión ambiental les ayuda a dinamizar las temáticas e inquietudes de este variado colectivo de empresas cooperativas, interesadas en transitar hacia una Economía Circular y cuyas actividades van desde la automoción a la construcción, pasando por máquina herramienta, automatización, distribución, ingeniería y otros sectores.

También tenemos en el sector primario, cooperativas que trabajan en proyectos europeos de sostenibilidad de la actividad agrícola y ganadera. Con planes de acción que buscan ir reduciendo su huella de carbono en los próximos años. Son algunos ejemplos.

Ahora lo importante es ofrecer a la sociedad muchos más ejemplos. Las instituciones y administraciones europeas estamos comprometidos con una política climática ambiciosa. El objetivo actual es reducir las emisiones de gases de efecto invernadero en un 40% para 2030 en comparación con los niveles de 1990. Y el objetivo es avanzar hacia la meta de neutralidad de carbono para 2050.

Hace ahora justo un año, los líderes de la Unión Europea pidieron a la Comisión y a todos los países miembros la necesidad de garantizar la transición a una Europa climáticamente neutral en línea con el Acuerdo de París. E incluso ya contamos con varios países que han establecido el objetivo de neutralidad climática en la ley.

Desde nuestro ámbito más local y sectorial, como decía antes, las cooperativas vascas deben de ser agentes innovadores de la Economía Circular, “punta de lanza” en la lucha contra el cambio climático.

Hay que dar ejemplo desde la Economía Social de Euskadi y este Día Internacional de las Cooperativas es una oportunidad para la acción. Para que una sociedad se dé cuenta de la necesidad de cambio necesita ver a alguien como ejemplo.

Si todas o casi todas las cooperativas vascas decidiesen anunciar objetivos comunes como lograr una huella de carbono neutra, o cero residuos, para el año 2030, o incluso para el 2050, estoy convencida de que con sólo fijar las metas, cambiaríamos Euskadi. Caminemos por lo tanto a un mundo cooperativo más verde, con una Euskadi con más cooperativas y por lo tanto una Euskadi más verde. 


Comparte/Partekatu

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *