Foto y agradecimiento Athletic Club
Comparte/Partekatu

Si el domingo el Real Madrid, equipo clásico en recibir ayudas de todo tipo fue el protagonista, este jueves, el Sevilla, con el ínclito Esteban Villanueva en la sala del VAR, recibió el apoyo necesario para ganar el partido en San Mamés tras la no utilización del sistema en un penalty claro a Iñigo Martínez. Esta jugada unida al enorme error en uno de los goles sevillistas, que eso sí, al ser fuera del área la inexistente falta tampoco podría haber influido por la apreciación del VAR.

Eso sí, a pesar de la nueva “VAR”baridad, el Athletic Club tampoco disfrutó de un fútbol fluido ante un Sevilla bien plantado en San Mamés por 1-2. El equipo hispalense rompe así su racha de nueve derrotas consecutivas en Bilbao y complica las opciones europeas rojiblancas. Banega y Munir dieron la vuelta a un marcador que había puesto de cara Capa.

El Sevilla salió con ganas de mandar, incisivo por la banda de Reguilón, pero el Athletic fue poco a poco cogiendo el sitio. Avisó Williams con una volea arriba, aunque respondió de inmediato Ocampos tras servicio de Suso.

La lesión de Yuri, que dio paso a Balenziaga, no arredró a los leones, que cazaron pieza en el minuto 26. Sancet contemporizó bien en línea de fondo, encontró a Vesga al borde del área y Capa, intuitivo, apareció al segundo palo para cruzar de manera magistral con la derecha.

El Athletic tuvo el 2-0 en el descuento. Un saque largo de banda de Vesga cayó a los pies de Muniain, que tuvo un tesoro y lo mandó fuera. Quedaba toda una segunda parte intensa.

Y después de que los leones tuviesen un buen principio con una ocasión de Córdoba en un córner, el Sevilla fue ganando terreno a lomos de Banega. Simón sostuvo temporalmente al equipo con una gran parada a Ocampos, pero el argentino dio la vuelta él solo al choque en cinco minutos.

Primero, con un lanzamiento de falta directo magistral, una falta de Dani García a Munir, inexistente, y luego poniendo en la cabeza del ex del Barça un caramelo, que marcó a placer. Fue demasiado golpe para el Athletic, que se enfrentó a un rival metidísimo en la pelea por la Champions. Aun así, Muniain tuvo el empate en el 85’, pero lo sacó Bono y no se revisó un penalti como una casa de Munir por agarrón a Iñigo Martínez. Nueva “VAR”baridad.


Comparte/Partekatu

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *