Los partidos vascos discrepan en el contenido de las medidas para bajar el precio de la luz

Comparte/Partekatu

EH Bildu cree que el decreto del Gobierno debería «ir más allá» y PNV dice que pese a tener cosas buenas «pone en riesgo a la industria»

Los partidos vascos han defendido la necesidad de tomar medidas para bajar el precio de la energía, pero discrepan en el contenido de las mismas. En este sentido, EH Bildu ha considerado que el decreto aprobado por el Gobierno central debería «ir más allá», mientras que el PNV ha insistido en que pese a tener cosas buenas, «pone en riesgo a la industria».

En declaraciones a Radio Euskadi, recogidas por Europa Press, representantes de los partidos vascos han analizado así el incremento del precio de la energía y el anuncio del Gobierno central de aprobar una partida de 100 millones de euros para que 1,2 millones de hogares puedan afrontar las facturas.

En este sentido, el parlamentario del PNV Unai Grajales ha argumentado que se está ante un problema «global», con razones «estructurales y coyunturales».

Tras recordar que Euskadi no tiene competencias para intervenir directamente «ni en la parte regulatoria ni en la que hace referencia al coste de la luz», ha valorado que el Gobierno Vasco haya propuesto medidas para paliar la situación tanto al Gobierno del Estado como a la Unión Europea.

Respecto a las medidas que se podrían adoptar en Euskadi, ha reconocido que se pueden «hacer cosas» y ha recordado que en Euskadi ocho de cada diez euros se destinan a gasto social. Además, ha destacado el anuncio del lehendakari de incrementar un 40% la partida contra la pobreza energética. «Se intenta atender a las necesidades con lo que se dispone dentro de las capacidades presupuestarias», ha incidido.

En este contexto, ha advertido que si algunas de las medidas aprobadas por el Gobierno central afectan a la industria «esto afecta al paro y esto significa más personas vulnerables».

Por último, ha asegurado que si la formación jeltzale se abstuvo en la aprobación del decreto de medias para paliar el precio de la energía fue porque el decreto «tiene cosas buenas, pero pone en riesgo a la industria, no solo a la industria grande, también a la pequeña».

EH BILDU

Por su parte, el parlamentario de EH Bildu Mikel Otero ha reconocido que en Euskadi no existen competencias «para bajar el precio de la luz directamente», al darse «un problema de soberanía».

«A partir de ahí, se pueden tomar en marcha medidas como fomentar el autoconsumo o la eficiencia energética. También debemos empezar a pensar en hacer comercializaciones propias y desde el ente público vasco de la energía empezar a comerciarlizar energía para vender la electricidad a un precio más favorable a los consumidores», ha argumentado.

Asimismo, ha subrayado que desde el ámbito social sí se pueden tomar «más medidas» y ha apostado por una ley de bienestar energético y aumentar las ayudas de emergencia social.

Por otro lado, ha incidido en que, pese al voto favorable de EH Bildu, al decreto del Gobierno central, se debería «ir más allá» y buscar una «minoración de los beneficios ilegítimos de las empresas». «Que las medidas temporales se puedan convertir en estructurales», ha reivindicado.

En este contexto, ha considerado insuficiente el incremento anunciado por el lehendakari a la partida presupuestaria contra la pobreza energética y ha apostado por «garantizar que las ayudas de emergencia social estén disponibles para todo el mundo». «La parcela política social le toca al Gobierno Vasco y debe asumirla», ha remarcado, al tiempo que ha pedido a las empresas que «devuelvan una parte de sus beneficios que son ilegítimos».

PSE-EE

Desde el PSE-EE, Alberto Alonso ha considerado que las medidas aprobadas por el Ejecutivo central son «el camino que se puede seguir», ya que se trata de «un problema complejo».

«En lo coyuntural habrá que rebajar diferentes cargos del coste de la luz. Otro camino es la subasta de energías renovables y por último más Europa. Es importante cohesionar Europa no solo para la compra de gas de manera centralizada sino para meter mano en la compleja estructura del cálculo del coste de la luz», ha dicho.

A su juicio, el decreto aprobado por el Ejecutivo «palia» el precio de factura de la luz y ha recordado que fue aprobado sin el apoyo del PP. «Lo importante es saber definir cuál es el sujeto a proteger y para nosotros no son ni los fondos de inversión ni los grandes accionistas», ha finalizado.

ELKARREKIN PODEMOS

Por su parte, el parlamentario de Elkarrekin Podemos-IU David Soto ha considerado necesario «un cambió profundo» en las directivas europeas en relación con el sistema marginalista que fija los precios y limitar la intervención de fondos de inversión que «especulan con el precio del gas».

Por otro lado, ha apostado por constituir una empresa pública de energía que generase energía propia, cuestión que ya se da en Italia o Portugal. Además, ha incidido en que una rebaja de impuestos no se puede plantear «sin que venga asociada a una corresponsabilidad por parte del oligopolio respecto a los beneficios caídos del cielo».

Además, ha instado al PNV a que pida a las eléctricas, «de las que tan amigo es y tantos contactos tiene», que mantengan los contratos bilaterales en torno a 40 euros el megavatio y que no reclame al Estado que asuma la pérdida de recaudación.

PP

Por último, la presidenta del PP de Gipuzkoa, Muriel Larrea, ha alertado de que la situación es «muy grave para muchas familias» que van a tener que elegir este invierno «entre pasar frío o comer».

De este modo, y pese a reconocer que «nadie tiene la varita mágica» para solucionarlo, ha sostenido que sí hay voluntad para «mitigar los efectos de la pobreza energética».

Así, ha abogado por facilitar el acceso al bono social o usar parte de recaudación de los derechos de emisión de Co2 para rebajar la factura de la luz y «convertir en permanente la bajada del IVA del 21% al 10%».

«El PNV habla del futuro pero, a día de hoy, habrá familias que no pueden encender la calefacción», ha indicado, para añadir que «recortar beneficios a las eléctricas no es una buena solución porque el beneficio lo suelen invertir en energías renovables».

Por último, ha indicado que cuando se habla de crear una empresa pública de energía éstas no producen energía, por lo que «no es una solución real para bajar la factura».


Comparte/Partekatu

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.