La lana de oveja Merina, ¿por qué es tan especial?

Comparte/Partekatu

La lana de oveja Merina proviene de una raza autóctona y emblemática de la ganadería española: las ovejas de raza Merina. Estas son consideradas un patrimonio genético ganadero y son valiosas por contribuir a la conservación del medioambiente. Su lana es un tipo de textil famoso por la versatilidad y alta calidad.

Cuando se busca adquirir una prenda elaborada con esta lana, existen una serie de pasos para garantizar su autenticidad. Por ejemplo, las personas deben asegurarse de que el material está certificado. Los productos que son originales llevan un logotipo de 100 % Raza Autóctona en su etiquetado, lo cual significa que la fibra es de la más alta calidad. En la Asociación Nacional de Criadores de Ganado Merino se encargan de este proceso de verificación.

Conocer las características de la lana de oveja Merina

La lana Merina es un tipo de fibra natural de alto valor, prestaciones y rendimiento en el sector textil. Además, es la preferida entre todas las telas, ya que las sintéticas suelen ser inflamables o alergénicas. En cambio, la lana Merina ofrece mejores propiedades, entre ellas destacan: su capacidad de repeler el agua, la suavidad al tacto y, además, también es un tejido térmico que puede mantener la temperatura corporal de manera constante. Por estas razones, puede usarse para confeccionar ropa para el calor o el frío.

El material también cuenta con propiedades antimicrobianas naturales. Esto permite que el sudor se evapore sin que la ropa absorba las sales y grasas segregadas por el cuerpo, causantes de los malos olores. Otra propiedad única y útil de la lana es que tiene queratina, lo cual ayuda a proteger de los rayos UV. Por último, cabe destacar que el textil repele la suciedad.

El cuidado de la lana de oveja Merina

Las propiedades de esta lana hacen que sea un tejido fácil de mantener, pero debemos seguir ciertas recomendaciones para el cuidado de la lana de raza Merina. Para empezar, se recomienda lavar a mano a una temperatura de entre 30 °C y 40 °C. En este proceso, puede utilizarse el jabón líquido o en polvo, no se recomienda el uso de detergente para lanas, ya que deteriora el material y tampoco se puede usar suavizante o lejía. Asimismo, se recomienda secar al aire libre en una posición plana, para evitar que el calor de las secadoras pueda encoger las piezas.

En conclusión, en la Asociación Nacional de Criadores de Ganado Merino se encargan de conectar a ganaderos y criadores de esta raza con el comercio, para otorgarles el sello de calidad. Solo de esta manera se certifica que el producto está hecho con este material y se evitan estafas.


Comparte/Partekatu

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *