La Juventud Vasca Cooperante ofrece ayudas voluntarias en Senegal y Perú durante el verano

Comparte/Partekatu

En Senegal, la Juventud Vasca Cooperante trabaja en los puestos de Salud junto al colectivo de enfermería y asistentes que ofrece atención completa a la población, mientras que en Perú realzan tareas de educación y promoción de la infancia.

Las jóvenes vascas cooperantes, Irati Ayape y Ainhoa Goñi, trabajan este verano en Senegal en diferentes puestos de Salud junto al colectivo de enfermería y asistentes que ofrecen atención completa -sin médicos- a la población. Desde hace más de un mes participan, al igual que otros 100 jóvenes repartidos por todo el planeta, en el programa de Juventud Vasca Cooperante apoyados por 23 ONGDs y el departamento de Empleo y Políticas Sociales del Gobierno Vasco.

La Juventud Vasca Cooperante ofrece ayudas voluntarias en Senegal y Perú durante el verano,

“En general rotamos y participamos en la consulta médica, otros días en vacunación infantil, en la sala de curas y en la hospitalización y otras veces estamos con la matrona en la consulta prenatal y en los partos” detalla Irati Arape que estos días, gracias a su labor cooperante, multiplica su experiencia profesional y humana.

“Cada centro tiene su pequeña rutina. En función de si llevamos más o menos días con ellos confían más en nosotras y nos dan más autonomía. A nivel personal, con la familia que nos recibe, nos sentimos muy acogidas, aunque a veces nos genera cierta frustración o dilema la situación de la mujer en esas sociedades” añade Ainhoa Goñi.

En la localidad de Collique, Perú, junto a la ONGD Serso San Viator, Janire Aldecoa, Iera Díaz, Itxaso González e Izar Larrea describen que “Collique es un cúmulo de cerros polvorientos, calles sin asfaltar, ruido constante de tráfico y carreteras sin arreglar. Es un pueblo donde nunca brilla el Sol, donde las nubes permanentes no dejan ver el cielo, donde las niñas y los niños no saben cómo son las estrellas porque esa mezcla de polvo, smog y niebla no les deja verlas”.

Fuertemente comprometidas con su tarea para mejorar las condiciones de vida del lugar, las cooperantes vascas añaden que “Collique es un lugar donde habitan familias desestructuradas, madres que cargan solas con más peso de lo que pueden soportar, jóvenes que no encuentran oportunidades, y niños y niñas a los que no se les permite soñar”.

La Juventud Vasca Cooperante ofrece ayudas voluntarias en Senegal y Perú durante el verano,

Iera Díaz recalca positivamente que “Collique es un sitio donde se trabaja por salir adelante, donde las personitas más pequeñas luchan por su derecho de ilusión, donde se trabaja el juego y la educación, y donde se cree que para todos y todas hay un lugar en el mundo. En este mundo que nos coloca aleatoriamente al nacer y que nos pone a prueba a cada minuto”.

De los 100 jóvenes vascos cooperantes que este verano trabajan junto a ONGDs en Asia, África y América, 82 son mujeres y 18 hombres. Por territorios, 20 son de Álava/Araba, 55 de Bizkaia y 25 de Gipuzkoa. El centenar de jóvenes cooperantes se han desplazado a Perú, El Salvador, Guatemala, Honduras, Bolivia, Colombia, México, Ecuador, Senegal, Camerún, Ghana, Mozambique, Nepal e India.


Comparte/Partekatu

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *