Euskadi Capital

La empresa Senda busca dar solución a la factura energética a través de las comunidades energéticas

Comparte/Partekatu

En el 2022 se ha registrado la mayor alza en los costes de la energía en España, impulsado por diferentes situaciones desarrolladas en el mundo económico, político, etc., lo cual termina afectando la economía del país y la población en general. Entre las ideas y proyectos que buscan dar solución a estos problemas surgen las comunidades energéticas, un concepto innovador que además de permitir el ahorro de energía es sostenible y promueve la conciencia social, medioambiental y la colaboración entre empresas, ciudadanos e instituciones públicas. La empresa Senda es una de las principales en el lanzamiento de estos proyectos en España, con una propuesta de proyecto llave en mano, ofrece una solución integral, incluyendo tanto la parte de promoción social, como los elementos técnicos, jurídicos y financieros.

¿Qué son las comunidades energéticas y qué beneficios proveen?

Apoyadas y promovidas por la Unión Europea, las comunidades de energía son una de las mejores iniciativas para convertir en tangible y real la famosa transición energética, con un modelo de generación y consumo de energía local, compartido y más eficiente, llevando a los ciudadanos, empresas y ayuntamientos a protagonizar la transición hacia un nuevo sistema de consumo energético más económico y sostenible.

Estos proyectos son abiertos, se puede entrar libremente y dejar de pertenecer a la comunidad cuando se desee, se basan en la colaboración de todos los miembros y participantes de un ecosistema local para conseguir beneficios para toda la comunidad. La compañía Senda se encuentra a la vanguardia en la promoción y desarrollo de comunidades energéticas en España, con proyectos desarrollados en distintas comunidades autónomas como Valencia, Madrid o Andalucía, tanto en pequeños pueblos como en importantes ciudades. El principal beneficio que permiten las comunidades energéticas a sus miembros es el ahorro en las facturas de luz, que pueden superar el 40 %, una mayor independencia del sistema y de los grandes grupos energéticos a través del autoabastecimeinto y la producción de una energía pura y libre de contaminación que favorezca al medioambiente a la sociedad.

Las comunidades energéticas van más allá de aprovechar las cubiertas disponibles en los municipios como polideportivos o colegios e instalar placas para que sean usadas por todos los vecinos, también promueven puntos de recarga para vehículos eléctricos, cambio de sistemas de calefacción a sistemas más eficientes como la aerotermia o incluso mejoras en el aislamiento de las casas, como el cambio de ventanas o rehabilitación de fachadas, aprovechando todas las ayudas y subvenciones disponibles tanto a nivel municipal, provincial, autonómico como europeo, por ejemplo, los fondos next generation. Otra de las ventajas de las comunidades energéticas está en el coste, siendo más eficientes al gestionar instalaciones más grandes. Es mucho más barato comprar y montar una instalación de 225 kWh con 500 placas sobre la cubierta de un colegio y compartir la energía de manera optimizada y monitorizada abasteciendo a muchas familias, empresas y edificios municipales, que montar cada uno su propia instalación.

Y lo que es más importante todavía de la propuesta de Senda es que se pueda disponer de autoconsumo y otros proyectos sin tener que aportar inversión inicial, ya que el coste del proyecto y la instalación se paga en parte a través de las subvenciones específicas para comunidades energéticas de los fondos next generation y el resto con una parte del ahorro que se genera a los miembros, por lo que permite no tener que adelantar ni aportar dinero para conseguir el ahorro y no tener ningún riesgo.

Senda se encarga de todas las gestiones, desde crear la iniciativa poniendo de acuerdo a los distintos miembros, hasta todas las cuestiones técnicas o administrativas y financieras, garantizando el ahorro en la factura de luz sin que ningún miembro tenga que cambiar de empresa de energía, permitiendo además generar ingresos extras con los excedentes.

¿Por qué elegir a Senda sostenible para crear una comunidad energética?

La presentación de este innovador sistema puede generar cierta incertidumbre en las personas que están acostumbradas a un sistema tradicional de consumo energético o el hecho de compartir las placas situadas en un polideportivo municipal. Sin embargo, Senda presenta una oferta única en la que gestiona todo el proceso desde el principio hasta el final, de manera que los miembros solo disfruten de ahorro en sus facturas eléctricas que les aporta su nueva comunidad. Senda realiza el estudio, diseño y construcción de los proyectos para cada comunidad. Además, se encarga de conseguir las subvenciones disponibles, dar apoyo y gestionar los procesos legales, administrativos y financieros que conllevan la ejecución de los proyectos.

La solución de Senda sostenible está disponible para que las asociaciones, empresas y ayuntamientos puedan formar comunidades energéticas que no solo se beneficien a sí mismas, sino que sean de gran contribución a la sostenibilidad y al cuidado del planeta. 


Comparte/Partekatu

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *