La Diputación respalda al ecosistema de Gipuzkoa de I+D+i con 4’3 millones en ayudas

Comparte/Partekatu

El programa de apoyo a los centros y entidades de investigación incluirá una nueva línea dirigida a la computación cuántica.

La Diputación Foral destinará este año 4.315.000 euros al Programa de apoyo a la Red guipuzcoana de Ciencia, Tecnología e Innovación, que busca apoyar el esfuerzo que realizan las entidades de la misma para desarrollar proyectos de I+D+i y para acometer inversiones en infraestructuras y equipamientos avanzados. El programa se divide en cuatro líneas de trabajo: proyectos de las unidades de I+D empresarial, con 1 millón; las ayudas Gipuzkoa Next, con 315.000 euros; la inversión en equipamiento e infraestructuras científico-tecnológicas avanzadas, con 800.000 euros; y los proyectos de I+D, con 2,2 millones.

          El diputado de Promoción Económica, Turismo y Medio Rural Jabier Larrañaga y el director de Innovación Jon Gurrutxaga han presentado los detalles de una convocatoria que mantiene la dotación económica del año pasado, dentro del compromiso de la Diputación de consolidar y reforzar, pese al descenso en los ingresos, los principales programas orientados a la competitividad y la transformación del tejido económico, plasmado en el Plan Ekonomia Indartuz. “Además de responder a las necesidades coyunturales, más acuciantes y numerosas que nunca, tenemos que atender a los desafíos económicos y sociales del futuro. Trabajamos para compatibilizar el apoyo a las personas y sectores más afectados por la crisis, con la transformación competitiva de nuestras empresas y el impulso a las apuestas estratégicas del territorio. La innovación y la investigación son palancas fundamentales para conseguirlo”, ha destacado Larrañaga. 

          La convocatoria incorpora distintas novedades, entre las que se encuentra una nueva línea de ayudas denominada Gipuzkoa Next, dotada con 315.000 euros, que impulsará proyectos en las áreas que se recogen en la apuesta vasca para la recuperación, transformación y resiliencia Euskadi Next. Este año, podrán acceder a la misma proyectos ligados a la computación cuántica, un ámbito que está revolucionando el procesamiento de la información, con aplicaciones en optimización de redes energéticas, tráficos aéreos, movilidad, inteligencia artificial, ciberseguridad, detección de fraude, optimización de carteras de inversión e incluso desarrollo de nuevos fármacos. Además de esta línea, la Diputación está liderando el desarrollo del proyecto Gipuzkoa Quantum, que aspira a posicionar, con la participación de DIPC y Multiverse, al territorio como referente en las tecnologías basadas en la computación cuántica.

También se valorarán especialmente los proyectos de inversión en las áreas del programa Euskadi Next, así como los proyectos de I+D en las áreas establecidas por el nuevo Plan de Ciencia, Tecnología e Innovación 2030 de la CAV. Con el mismo objetivo de alinear esfuerzos con las acciones y ayudas del Gobierno Vasco, el reparto de las cuantías entre las distintas líneas de la convocatoria se ha realizado buscando la complementariedad con aquellas. Además, con el fin de facilitar la financiación de los centros, la Diputación incluye la posibilidad de realizar anticipos de las ayudas. La información de la convocatoria está ya disponible en el portal de subvenciones de la Diputación (www.gipuzkoa.eus/subvenciones), y las solicitudes deberán presentarse a través de la sede electrónica (https://egoitza.gipuzkoa.eus).

          El año pasado, la Diputación apoyó mediante esta convocatoria la realización de 54 proyectos, por parte de 31 centros, facultades y entidades universitarias y unidades de I+D: 10 proyectos liderados por unidades de I+D empresarial, 16 proyectos de inversión, y 28 proyectos de I+D+i. Las áreas predominantes fueron biociencias y salud, fabricación avanzada, nuevas energías, economía circular, inteligencia artificial y nueva movilidad. El apoyo a las universidades supuso más del 25% de las ayudas concedidas, y entre los centros apoyados se encuentran también Cidetec, Lortek, Tekniker, Ideko, Tecnalia, Vicomtech, Azti, Elhuyar, MPC o CIC BiomaGUNE, así como las unidades de I+D empresarial Creatio, Eipc RC, Edertek, Koniker, Hispavista Labs, Orona, Ametzagaiña, Cetest, Ikor Tc e ikergune. Más del 37% de los proyectos subvencionados están liderados por mujeres.

Gipuzkoa destaca por su fortaleza dentro del ecosistema vasco de I+D+i, ya que, de los 133 agentes pertenecientes a la Red Vasca de Ciencia, Tecnología e Innovación, 70 desarrollan su actividad en el territorio.  Cuenta con 11 Centros tecnológicos, 2 Centros de Investigación Cooperativa, 4 BERCs, un instituto de Investigación Biosanitaria, 2 Organizaciones de I+D Sanitarias, 28 Unidades de I+D empresarial y cuatro universidades, entre otros.

Larrañaga ha subrayado el “dinamismo” y la “diversidad” de dicho ecosistema. “Llegar hasta aquí ha exigido un esfuerzo colectivo y una convicción mantenidos en el tiempo, ya que la investigación no se improvisa. Requiere de inversiones importantes en equipamiento e infraestructuras punteras que deben ser constantemente actualizadas y renovadas para mantenerse al día, de proyectos en las tecnologías más avanzadas, y de inversión en la formación de las personas y en su talento. Este programa nos ha permitido respaldar durante años a los centros guipuzcoanos que se dedican a generar conocimiento, a desarrollarlo y a ponerlo al servicio de las empresas y la sociedad. Es una apuesta de territorio y de país”.

Estudio sobre la situación en Gipuzkoa

A su vez, los responsables forales han ofrecido en la convocatoria de hoy las principales conclusiones del estudio impulsado por la Diputación para obtener una radiografía del territorio en materia de ciencia, tecnología e innovación.Según ha detallado Jon Gurrutxaga, el gasto en I+D ha crecido en los últimos años hasta alcanzar su máximo histórico en 2019, con 642 millones de euros. El nivel de gasto en I+D de Gipuzkoa se mantuvo entre 500 y 600 millones de euros en el periodo 2008-2018.  El porcentaje de gasto en I+D en relación al PIB (2,40% en 2019) se encuentra por debajo de niveles de 2013 (2,44%), pero supera la media de Euskadi -1,86%- , la europea -2,11%-, y dobla la del estado -1,24%-. En todo caso, se sitúa aún por debajo de los países líderes como Suecia, Austria, Alemania o Dinamarca. La diferencia de éstos con Gipuzkoa se ha ido acrecentando desde 2012.

El territorio alcanzó su pico de gasto en I+D como porcentaje del PIB en 2012, seguido de un descenso hasta 2016, como consecuencia de la recuperación del PIB y un gasto en I+D creciente, pero en menor medida que el PIB. 12.216 personas  desarrollan su actividad en este sector en el territorio.

          En términos de gasto en innovación, Gipuzkoa sufrió un descenso en el período 2008-2014 a una tasa del -1% anual como consecuencia de la crisis, pasando de un gasto de 927 millones de euros en 2008 a 824 millones de euros en 2014. Sin embargo, se ha recuperado en los últimos años a un ritmo del +3,5% anual, hasta situarse en 978 millones de euros en 2019, “es decir, por encima de los niveles previos a la crisis de 2008” . A pesar de dicha recuperación, el director ha señalado que el impacto de la crisis fue “muy grande” y provocó un “brusco descenso” en el número de empresas innovadoras, “del que está costando más recuperarnos”. Este descenso es especialmente evidente en el caso de las empresas con innovación en proceso y no tanto en las de producto, cuyo número ha conseguido recuperarse respecto a los niveles precrisis.

Otra tendencia general que apunta el estudio es que la innovación se concentra cada vez más en un grupo reducido de empresas muy intensivas en innovación. Gurrutxaga ha subrayado que el esfuerzo de estas empresas es “muy alto”. Así, la intensidad tecnológica (el gasto en actividades innovadoras sobre el total de la cifra de negocios) de las empresas innovadoras del territorio fue del 4,92% en 2019, muy por encima de la media del estado (1,94%), de la media europea (2,69%) y de la de Euskadi (4,69%), e incluso superior a la mayoría de países líderes, como Alemania (3,80%) o Suecia (3,95%).

Estas empresas se caracterizan por tener “un tamaño superior a la media”. Así, del total del gasto en actividades innovadoras, el 66% se concentra en compañías de más de 50 trabajadores y trabajadoras (el 53% tienen más de 100 personas en plantilla). En la otra cara de la moneda, el estudio identifica un colectivo de 4.200 empresas de entre 5 y 50 trabajadores y trabajadoras que actualmente no innova, pero que cuenta con capacidades para ello: “Uno de los mayores retos que tenemos es el de extender la cultura y los procesos de innovación en las pymes de Gipuzkoa que tienen potencial para ello, que son la mayoría. Más si cabe teniendo en cuenta el peso de éstas en nuestro tejido económico, y también en el sector industrial”.

En cuanto al desglose de los gastos en actividades innovadoras, es destacable que el diferencial entre el gasto en I+D interna y la adquisición de I+D externa es superior al de los países líderes europeos, lo que denota la necesidad de “una colaboración más sólida entre las empresas innovadoras guipuzcoanas y los agentes tecnológicos del territorio”, ha especificado Gurrutxaga.

Áreas de mejora

Jabier Larrañaga ha afirmado que el estudio acredita que Gipuzkoa “cuenta con un posicionamiento notable” en éste ámbito, aunque también identifica “áreas en las que debemos mejorar para exprimir todo nuestro potencial. No nos conformamos con lo que tenemos, ni queremos hacer lecturas autocomplacientes que nos lleven al estancamiento. Nuestra referencia deben ser los países líderes. La pandemia ha evidenciado la importancia de la investigación en el ámbito sanitario. Pero también es necesaria para generar nuevos productos, crear nuevas empresas, mantener el empleo y crear nuevo empleo de calidad, afrontar los problemas sociales o los nuevos desafíos medioambientales. Por eso es prioritario reforzar la investigación y el desarrollo para construir el futuro de Gipuzkoa”.

Así, la Diputación ya ha incluido algunas de las conclusiones del estudio en los baremos de la convocatoria de ayudas presentada hoy, y ha establecido distintas líneas de trabajo: aprovechar las fortalezas del sistema I+D para aumentar la transferencia de resultados al tejido empresarial, potenciando el papel de los centros de referencia de Etorkizuna Eraikiz; generalizar una cultura sistemática de innovación en las empresas, para lo cual desarrollará un proyecto piloto de emprendizaje que presentará en breve; apoyar al emprendimiento temprano de jóvenes investigadores e investigadoras para transformar los conocimientos adquiridos en nuevos productos o procesos innovadores e incluso ‘spin-offs’; y estimular la innovación en las pymes, a través de proyectos tractores como los que se puedan derivar de los fondos europeos, y de una nueva convocatoria de ayudas para impulsar la transformación digital de éstas, que lanzará en las próximas semanas


Comparte/Partekatu

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.