La Diputación Foral de Álava crea un programa contra la violencia machista, agudizada por la COVID-19

Comparte/Partekatu

Está orientada a las mujeres jóvenes, con especial atención en ocurridas la en red como el cibercontrol y el ciberacoso sexual y sexista, y a las mayores de 65 años, ya que durante el confinamiento ha podido incrementar su percepción de soledad, aislamiento y vulnerabilidad

La Diputación Foral de Álava ha puesto en marcha un nuevo programa preventivo diseñado para hacer frente al agravamiento de la violencia machista y a la situación de malestar percibido por mujeres a consecuencia del confinamiento durante la alarma sanitaria por la COVID-19.

Dicho plan tiene como destinatarias fundamentales los colectivos, por una parte, de mujeres jóvenes y, por la otra, de más de 65 años de edad que residen en las poblaciones de la zona rural alavesa.

Las primeras han mantenido y acrecentado sus relaciones en las redes sociales y las nuevas tecnologías, caracterizadas por diversas formas de violencia en red, y es previsible que el colectivo de mujeres mayores haya incrementado su percepción de asilamiento, soledad y vulnerabilidad durante el confinamiento.

La directora de Igualdad y Derechos Humanos de la Diputación Foral de Álava, Nerea Melgosa, ha dado a conocer esta mañana los detalles del nuevo programa, que pretende paliar los efectos de las medidas de confinamiento, ya que se ha constatado el aumento de las solicitudes de atención psicológica en el Servicio Foral Hegoak de atención a víctimas de violencia de género y abusos sexuales. “Para ciertas mujeres y niñas, su casa no solo no es un lugar seguro, sino que es un lugar de peligro y riesgo, porque es donde conviven con la violencia cotidiana de su pareja, hijo, padre, hermano, u otros hombres que abusan sexual, física y psicológicamente de ellas”, ha explicado Nerea Melgosa.

Así, las situaciones de violencia y angustia de las mujeres se empezaron a manifestar a través de un aumento en las peticiones de ayuda por las vías telefónica y telemática, por lo que rápidamente se han tenido que adaptar o reestructurar los servicios públicos de atención a la violencia machista para dar respuesta a las situaciones vividas durante el confinamiento. “Es fundamental saber cómo actuar en la época del post confinamiento, qué políticas impulsar para reconocer los cambios en las expresiones de la violencia machista, así como las inquietudes de las mujeres agudizadas por el confinamiento”, ha señalado la directora foral de Igualdad y Derechos Humanos.

DeskonfinaChallenge

Este nuevo programa desarrollará estrategias virtuales para continuar el trabajo con
el colectivo de las jóvenes, ya que se han tenido que cancelar otros programas de
prevención que se realizaban de manera presencial en los centros educativos y en
las fiestas.
Con ello, se pretende contribuir a frenar diversas violencias en red, como el
ciberacoso sexual, sexista y LGTBI+fóbico, o el cibercontrol, es decir, el
seguimiento, vigilancia y control de las cuentas, contraseñas y redes sociales. Para
ello, el nuevo programa contará con mensajes o píldoras, con la etiqueta

DeskonfinaChallenge

Este nuevo programa desarrollará estrategias virtuales para continuar el trabajo con el colectivo de las jóvenes, ya que se han tenido que cancelar otros programas de prevención que se realizaban de manera presencial en los centros educativos y en las fiestas.

Con ello, se pretende contribuir a frenar diversas violencias en red, como el ciberacoso sexual, sexista y LGTBI+fóbico, o el cibercontrol, es decir, el seguimiento, vigilancia y control de las cuentas, contraseñas y redes sociales. Para ello, el nuevo programa contará con mensajes o píldoras, con la etiqueta DeskonfinaChallenge, para difundir contenidos en redes sociales contra el control en las relaciones afectivo sexuales, la LGTBI+fobia o la gordofobia, por unas relaciones afectivo sexuales sanas, y en favor del empoderamiento de las jóvenes. También se habilitará un chat que puede recoger opiniones y consultas.

El otro colectivo al que va dirigido el programa es el de mujeres mayores de 65 años, población en la que la violencia de género está más normalizada por ellas mismas y su entorno, y cuya situación se ha podido agravar debido a las dificultades que pueden tener con el uso de nuevas tecnologías. A ello, hay que añadir que la dispersión de la población en el territorio y la imposibilidad de reunión con sus familias pueden haber aumentado su sensación de soledad y de vulnerabilidad, sumado al hecho de ser señaladas insistentemente como grupo de riesgo, lo que les ha hecho vivir con miedo toda esta situación.

Por ese motivo, la Diputación Foral realizará un acercamiento a este colectivo mediante llamadas telefónicas a una muestra de esta población, que ayude a tener una radiografía más cercana de la situación que están viviendo en el actual estado muchas mujeres mayores de 65 años del territorio alavés.


Comparte/Partekatu

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *