La amenaza de bomba en el avión que aterrizó de emergencia en A Coruña procedente de Bilbao resultó ser falsa

Avión de Volotea que realizó un aterrizaje de emergencia en el aeropuerto de Alvedro por una falsa alarma de bomba - M DYLAN
Comparte/Partekatu

El aeropuerto activó el plan para casos de este tipo y pasajeros y tripulación fueron desembarcados en «perfecto estado»

El aviso de bomba que obligó al aterrizaje de emergencia, a primera hora de la mañana, en el aeropuerto coruñés de un vuelo de Volotea que cubre la ruta entre Bilbao y A Coruña fue una falsa alarma, según han informado desde la Guardia Civil y la Delegación del Gobierno.

Por este motivo, el aeropuerto de Alvedro activó su plan de emergencia. Desde Aena se confirmó la activación del citado plan por «amenaza» en este vuelo y desde la Guardia Civil indicaron que fue por aviso de una bomba en un vuelo que aterrizó de emergencia en torno a las 07,25 horas, de acuerdo con los datos aportados por la compañía.

La alerta se dio al 112 de Bilbao y también se trasladó la comunicación en el canal interno entre ambos aeropuertos, han precisado desde Aena. Asimismo, se dio aviso al 112 Galicia.

El vuelo aterrizó en el aeropuerto coruñés, procedente de Bilbao, poco antes de las 07,30 horas y los pasajeros y la tripulación fueron desembarcados y trasladados a una sala del aeródromo.

REVISIÓN DEL AVIÓN

Del operativo, se hizo cargo la Guardia Civil tras ponerse en marcha un amplio despliegue policial. El Centro Integrado de Atención a las Emergencias 112 Galicia, después de ser alertado por el personal del aeropuerto, puso la situación en conocimiento de la Benemérita, de la Policía Nacional y Autonómica.

También de Urxencias Sanitarias de Galicia-061, de los Bomberos de A Coruña y Arteixo, de Protección Civil y del Grupo de Intervención Psicológica en Catástrofes y Emergencias.

Tras desplazarse a Alvedro, agentes de la Guardia Civil procedieron a revisar la cabina, el pasaje y la bodega. En concreto, se aisló al avión, trasladando a los pasajeros y la tripulación a una sala aislada sin su equipaje de cabina para el control de los mismos, dándose por finalizada la incidencia al constatarse que era una falsa alarma una vez concluida la revisión.

Por su parte, Volotea informó que en el vuelo V7 3538 viajaban 105 personas y seis miembros de la tripulación, todos en «perfecto estado»


Comparte/Partekatu

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *