Ihobe se suma al ‘Camino de Santiagua’, la iniciativa para crear una ruta jacobea subacuática

Jesús Losada, director general de Ihobe, e Irantzu Uriarte, concejala de Turismo, Euskera y Cultura del Ayuntamiento de Getxo, junto a Adolfo Rodríguez y otros dos miembros del equipo Camino de Santiagua
Comparte/Partekatu

Además de crear una nueva ruta y dar valor al litoral cantábrico, el proyecto busca sensibilizar sobre los plásticos en el mar, la explotación de los recursos marinos y el cambio climático

Jesús Losada, director general de la Sociedad Pública de Gestión Ambiental del Gobierno Vasco, Ihobe, ha participado ayer por la mañana en el acto de colocación del primer monolito en tierra, ubicado en Getxo, que señaliza la dirección hacia Santiago de Compostela y que se une a los ya situados en el fondo marino. Esta es una iniciativa pionera cuyo objetivo es crear una ruta subacuática del Camino de Santiago en las aguas del mar Cantábrico, al tiempo que se pone en valor el litoral cantábrico. “El proyecto tiene una vertiente fundamental de educación ambiental, ya que uno de los propósitos del proyecto es conservar los ecosistemas marinos de nuestro litoral y sensibilizar sobre la contaminación por plásticos, la sobreexplotación de los recursos marinos y el calentamiento global”, ha señalado Jesús Losada.

El proyecto “Camino de Santiagua” comenzó el pasado 25 de julio, coincidiendo con la celebración del Día de Santiago, y nace del sueño de Adolfo Rodríguez, apodado “Euskobuzo”, un experimentado submarinista. “Personas de todo el planeta recorren el Camino de Santiago para llegar a la ciudad de Santiago de Compostela. Desde este año, el camino se hará por una nueva senda: el mar Cantábrico. Una ruta pionera que podrá ser recorrida por cualquier buceador de cualquier parte del mundo”, ha declarado.

La novedosa senda se divide en 21 etapas, señalizadas con una serie de monolitos que indican la dirección hacia Santiago de Compostela. El monolito descubierto hoy en Puerto Deportivo de Getxo, el primero ubicado en superficie, se suma a los dos que ya se han instalado en el fondo marino de Punta Galea y de la Isla de Mouro, en Santander. Completarán la señalización de la ruta otros 5 monolitos submarinos, en Hondarribia, Donostia/San Sebastián, Gijón, Ribadeo y A Coruña.

Además de la creación de esta nueva ruta jacobea, que está en trámites para homologarse y establecer la figura del “peregrinosub”, el proyecto tiene unos fines esencialmente ambientales, ya que, tal y como apuntan los impulsores de la iniciativa, el proyecto nace “con el objetivo prioritario de regenerar y proteger la biodiversidad del Cantábrico, evitar la sobrepesca, luchar contra la contaminación por plásticos y microplásticos, controlar el vertido de hidrocarburos, concienciar sobre el cambio climático e impulsar la creación de reservas marinas”.


Comparte/Partekatu

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *