Comparte/Partekatu

Entre las mejoras se encuentra la construcción de una rotonda, un calmado de tráfico, la mejora del índice de rozamiento del firme y la mejora de la señalización y del balizamiento

La Diputación Foral de Gipuzkoa realizará diversas actuaciones en la carretera        GI-2630, en Oñati, buscando regular el intenso tráfico que soporta esa vía perteneciente a la red comarcal, sobre todo en las horas punta, que coinciden con la entrada y salida a las empresas. Esta carretera soporta una intensidad media diaria de más de 10.000 vehículos, de los cuales un 8-10% corresponden al tráfico pesado. “Entre los objetivos principales de la diputación de Gipuzkoa está el mejorar la accesibilidad de zonas industriales y urbanas y aumentar la seguridad para todos los usuarios. En el caso de Oñati las actuaciones previstas cumplirán de lleno con nuestro objetivo”, ha señalado Aintzane Oiarbide, diputada de Infraestructuras Viarias.

Las mejoras que el departamento de Infraestructuras Viarias tiene previsto realizar se encuentran entre las rotondas de Portalea (a la altura del barrio de Triana) y de San Prudencio (intersección con la GI-627).

En la recta entre el barrio de Garibai y la entrada oeste a Oñati, por la calle Otaduy, se construirán dos rotondas que ordenarán notablemente estas dos intersecciones. “Una de las rotondas se ubicará en el barrio Garibai, en la intersección de ULMA, y busca dar respuesta al incremento de tráficos previstos como consecuencia de la ampliación de la empresa hacia Munazategi”, ha explicado la diputada, que ha señalado que, si bien la gestión de suelos ya está siendo realizada por la Diputación Foral de Gipuzkoa, la financiación y ejecución de los trabajos la asumirá ULMA. Está previsto que las obras de la rotonda de Munazategi den comienzo este mismo año.

La rotonda que construirá la Diputación se ubicará en el barrio de San Pedro, en la confluencia de la GI-2630 con la calle Otaduy. A petición del ayuntamiento de Oñati, esta rotonda de San Pedro contempla la habilitación de 2 paradas de autobuses. Esta segunda rotonda permitirá suprimir todos los giros a izquierdas que se encuentran en los 700 metros entre las 2 rotondas citadas, en especial las correspondientes a la intersección con la carretera GI-3593 al barrio de Urrexola. La Diputación Foral de Gipuzkoa se encuentra en fase de redacción de este proyecto que prevé tramitar este año y ejecutar la obra en el 2022.

Las actuaciones previstas para la mejora de la GI-2630 entre Oñati y San Prudencio incluyen la reducción de la limitación de velocidad de 90 a 70 km/h en toda su longitud. “Creemos que esa velocidad está más acorde con las características de la vía y con la preocupación de los vecinos del entorno”, ha precisado Aintzane Oiarbide y ha añadido que “este año ejecutaremos un calmado de tráfico al comienzo del barrio de Garibai a la par del caserío Arriagakua. Reduciremos la anchura de la calzada y colocaremos una serie de isletas con bordillos, de manera que además de reducir la velocidad de los vehículos se habilitará un paso peatonal sin prioridad”.

Asimismo, con el objetivo de reducir los accidentes por salada de calzada, la Diputación Foral de Gipuzkoa tiene previsto aumentar el coeficiente de rozamiento mediante la aplicación de una capa de micro-aglomerado en frío en tres curvas.

Finalmente, se mejorará la señalización y el balizamiento de toda la carretera. “Además de aumentar la seguridad de los usuarios, desde la Diputación queremos contribuir a que las empresas de Gipuzkoa, especialmente las pymes, refuercen su competitividad y una buena red de carreteras es esencial”, ha concluido la diputada de Infraestructuras Viarias.


Comparte/Partekatu

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *