Gipuzkoa destina 1,5 millones de euros para ayudar a las personas emprendedoras

Comparte/Partekatu

El año pasado esta convocatoria apoyó la creación de 208 empresas, entre ellas 137 fueron desarrolladas por mujeres

La Diputación ha lanzado el programa para el acompañamiento en el proceso de creación y desarrollo empresarial, que supondrá este año una inversión total de 1.521.448 euros, distribuidos en las siguientes líneas: acompañamiento a proyectos empresariales en el proceso de creación de empresa –Txekin, 230.000 euros-; a proyectos empresariales promovidos por mujeres –Emekin, 270.000 euros-; y a la creación de empresas de base tecnológica y/o innovadoras –Txekintek-Barnetekin, 1.021.448 euros-. Las bases con toda la información correspondiente se publicaron en el BOG el pasado viernes 10 de julio. El plazo para realizar peticiones finaliza el 20 de julio, lunes, a las 12:00 horas en el caso del programa Emekin, y el 19 de octubre en el resto.

El Plan de Recuperación Económica y Social de Gipuzkoa, aprobado en abril para amortiguar el impacto del COVID-19 en el tejido económico y empresarial, establecer los medios para su recuperación, y las bases para garantizar su futuro, contempla, pese al descenso en la recaudación previsto, mantener sin recortes los programas y convocatorias ligadas a líneas estratégicas como el apoyo a la competitividad, el emprendizaje, la I+D+i o el mantenimiento de los proyectos empresariales. La anunciada hoy es una de ellas, dentro de la línea estratégica del Plan dirigida a apoyar la consolidación de  proyectos empresariales de futuro.

La información está disponible en la página web https://www.gipuzkoa.eus/es/web/ekonomia/programas-y-ayudas/emprendizaje. El año pasado se apoyaron 396 proyectos que dieron lugar a la creación de 208 empresas, 137 de ellas promovidas por mujeres, y 26 start ups o de base tecnológica. El compromiso de la Diputación Foral de Gipuzkoa es, según ha anunciado el diputado de Promoción Económica, Turismo y Medio Rural Imanol Lasa, “atender todas las peticiones existentes, para poder canalizar así todo el potencial, las ganas de emprender y el conocimiento existentes en Gipuzkoa, que son uno de nuestros principales activos para favorecer la reconstrucción económica y social del territorio”.

Según los últimos datos, el número de empresas activas en Euskadi es de 57.346. Respecto a junio de 2019 la reducción es de 2.061 empresas, un 3,5% menos. En los cuatro meses de pandemia se han destruido 1.547 empresas, un 2,6% del total, habiéndose recuperado desde el mínimo de abril un 27% de las empresas perdidas entre marzo y abril. Lasa ha señalado, que, ya en la anterior crisis, “incluso en fase de recuperación, los números de creación de empresas no fueron positivos, por lo que debemos combinar la gestión de las necesidades a corto de las empresas, manteniendo la actividad, con el desarrollo futuro de un entorno socioeconómico más competitivo. Hay que gestionar el presente, preparando el futuro, e incidir con más fuerza en contribuir a desarrollar una Gipuzkoa emprendedora”.

Para ello, la Diputación trabaja en distintos frentes además de las ayudas. A través de un acuerdo con Elkargi, se ha facilitado la financiación a más de 30 start ups y empresas impulsadas por mujeres, con más de 5 millones de euros; se trabaja en programas de aceleración internacionales en colaboración con BIC Gipuzkoa; en paralelo a la estrategia europea RIS 3 y dentro de Etorkizuna Eraikiz, se están poniendo en marcha centros de referencia en sectores como el de la ciberseguridad, la electromovilidad, la gastronomía digital, y el envejecimiento saludable, con especial relevancia de los nuevos proyectos empresariales y al emprendimiento; y en el ámbito fiscal, a finales de mayo se adoptaron distintas medidas tributarias para impulsar el emprendizaje ante el Covid-19.

Ademas, antes de finales de año la Diputación lanzará un proyecto novedoso dirigido al intraemprendizaje. “La apuesta por el emprendimiento corporativo, sin menospreciar el emprendimiento individual, sale reforzada de esta crisis. La habilidad demostrada por muchas de nuestras empresas para, mediante la utilización de sus capacidades básicas y la cooperación con otros agentes, adecuar sus líneas de actividad a colaborar en la crisis sanitaria, refuerza esta tesis. Una apuesta decidida para dotarse de la capacidad de emprender internamente, interpelar constantemente las dinámicas de competitividad y generar nuevas actividades o líneas de negocios en las empresas, será una de las claves de desarrollo empresarial con mayor incidencia sobre la generación de riqueza y empleo de calidad”, ha concluido.


Comparte/Partekatu

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *