Euskadi Capital

Gastroshows planifica la cena clandestina; el evento donde los comensales no conocen el restaurante en el que comerán

Comparte/Partekatu

La neurogastronomía es de gran importancia, ya que vincula el acto de comer con la creación de una experiencia sensorial donde cuerpo y pensamiento se unen. Los cinco sentidos tienen un papel relevante porque crean la percepción diferencial de cada uno de los platos. Esto se vincula también con otros factores como las emociones, sentimientos, expectativas o inclusive la memoria que aparece a la hora de comerse un plato.

En Barcelona, Gastroshows une este concepto en un ambiente vibrante. Esta agencia se encarga de organizar uno de los eventos más esperados por los amantes de la buena comida, conocida como «la cena clandestina». Esta propuesta incluye comida de la alta cocina, acompañada con un maridaje adecuado y música en vivo. El aspecto más llamativo de esta cena es que parte desde la expectativa, ya que al reservar, los comensales no conocen donde es el restaurante o lo que van a comer.

Vivir la cena clandestina de Gastroshows en Barcelona

Los comensales en Barcelona siempre buscan nuevas experiencias que les haga vibrar los sentidos, es por ello que Gastroshows continúa con su propuesta única que, desde su llegada al mercado, es cada vez más demandada. La cena clandestina es un evento donde los clientes no saben el lugar al cual van a ir a cenar hasta el mismo día de la actividad. Al reservar, la experiencia comienza con pequeñas pistas que van descifrando el lugar secreto. Luego de la previa para descubrir el restaurante, comienza la verdadera experiencia, la cena inicia con un cóctel de bienvenida donde desvelarán el menú de degustación; este lo prepara un chef profesional de alta cocina, que además incluye showcooking y maridaje, así como sorpresas durante toda la noche.

Experiencia perfecta para parejas y grupos de amigos

La comida son de 10 a 12 platos, dependiendo de la temporada, de cocina gourmet. Los mismos se adaptan a las exigencias de cada cliente, por ejemplo, si tiene alguna alergia o es intolerante a un alimento, preparan platillos especiales. Para sorprender a los comensales que ya han vivido la cena clandestina, nunca repiten el menú, sino que desarrollan una nueva propuesta inspirada por el chef. A este le agregan la combinación perfecta de vinos de selección, los cuales se eligen especialmente al tipo de comida. Para culminar, incluyen la degustación de postres y de la ginebra galardonada Teichenné.

La experiencia está disponible para los viernes y sábados en la noche y tiene una duración aproximada de tres horas. A fin de conocer el coste por persona, comprar un bono para regalar una cena y reservar, Gastroshows cuenta con una web donde, además, se encuentran más detalles de esta experiencia inigualable.


Comparte/Partekatu

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *