Euskadi Capital

Empezar de 0 con la Ley de Segunda Oportunidad, el caso de una ciudadana que eliminó una deuda de más de 25.000 €

Comparte/Partekatu

Marzo del 2023, Gran Canaria. Una ciudadana recibía la noticia, el juzgado le concedía la exoneración de más de 25.000 €. Se trata de un nuevo caso de éxito de Ley de Segunda Oportunidad gestionado por Reclama Por Mí. Hasta ahora, un grupo numeroso de ciudadanos ha solicitado acogerse a esta Ley con el objetivo de exonerar sus deudas, pero muchas otras personas desconocen el proceso y cómo solicitarlo para empezar de cero. La deudora y Reclama Por Mí participan en este artículo para despejar las posibles dudas y dar a conocer este proceso.

Qué es la Ley de Segunda Oportunidad

Se trata de un proceso legal que permite la exoneración de deudas a personas físicas en situación de insolvencia actual o inminente. El objetivo es que personas que no pueden hacer frente a sus obligaciones de pago tengan una segunda oportunidad de empezar de cero eliminando sus deudas. Esta eliminación puede ser total o parcial, en función de la situación de cada persona que solicite acogerse a esta ley.

Sin embargo, este proceso no solo beneficia a la persona deudora, sino que también trata de beneficiar al acreedor, dejando ciertas obligaciones a la persona deudora. Por ejemplo, durante los 3 años siguientes a la eliminación de deuda, los acreedores pueden solicitar la revocación del EPI (Exoneración del Pasivo Insatisfecho) si se demuestra que ha ocultado patrimonio o actuado de mala fe. También tendrá la obligación de notificar cambios considerables que se produzcan en su patrimonio que le permitan saldar su deuda, como, por ejemplo, aceptar una herencia o ganar la lotería.

El caso de éxito tratado

Tal y como transmiten desde Reclama Por Mí, la deudora es una madre soltera, con un menor de 10 años a su cargo y unos ingresos mensuales que le hacían imposible asumir las cuotas de una deuda superior a 25.000 € en préstamos personales, además de los gastos de alquiler y manutención.

La deudora comenzó el proceso de Ley de Segunda Oportunidad en julio del 2022. Durante ese tiempo, la afectada solo tuvo que desplazarse en alguna ocasión para conseguir documentación básica, mientras que el despacho se ocupaba de todo, a la par que notificaba a la clienta.

Durante estos 7-8 meses de duración del proceso, la clienta pudo relajarse sabiendo que las deudas dejarían de generar intereses y de ser reclamadas por sus acreedores hasta resolverse el proceso. En este caso favorable para ella se concede el EPI (Exoneración del Pasivo Insatisfecho) y, consecuentemente, la eliminación de la deuda.

Para la persona afectada, esto ha supuesto un antes y un después, tratándose de una exoneración de más de 25.000 € y eliminando con ello todas las tensiones económicas y agobios.

Entrevista a solicitante de Ley de Segunda Oportunidad

La afectada por el caso ha respondido algunas preguntas sobre el proceso, lo que permite entender cómo lo viven las personas que se acogen a esta ley.

¿Qué te llevó a solicitar la Ley de Segunda Oportunidad?

“Todo empezó unos meses antes de la pandemia. Todo iba bien, estaba al corriente de pagos e incluso solicité un préstamo para seguir formándome y cambiar de trabajo. Por desgracia, llegó el Covid y todo se paró. Trabajaba en hostelería y me despidieron. Solo me quedó usar el dinero prestado para pagar facturas y comida, sin lujos. De hecho, estuve hablando con mi banco para renegociar mis deudas, pero no conseguí un trato favorable, todo eran deudas que no me permitirían tener dinero para las facturas. Pasaron un par de meses en los que no pude pagar y me vi obligada a buscar otras soluciones, fue entonces cuando me encontré con Reclama Por Mí”.

¿Cómo conociste el proceso y a Reclama Por Mí?

“Lo conocí por medio de las redes sociales, estaba navegando por Facebook cuando me salió un anuncio lleno de comentarios. Al principio no creía en ello, pero hice una consulta gratuita y me decidí a empezar el proceso. La verdad que hablar con ellos ya fue un gran apoyo, porque solo con eso me sentí tranquila y esperanzada. Me ayudaron desde el minuto 1”.

¿Cómo fue el proceso? ¿Cómo lo sentiste?

“Realmente sentía cierta incredulidad. Me costaba creer que eliminarían la deuda, veía comentarios de gente contenta, eso sí, pero hasta que no se resuelve tu caso no terminas de creerlo. Hice un ejercicio de confianza porque el equipo de Reclama Por Mí siempre estaba disponible y pude superar ese miedo. El sentimiento fue como llevar constantemente un saco de 50 kg que tratas de ignorar. No piensas en ello, pero está ahí y tienes la esperanza de que desaparezca, al final quise intentarlo y funcionó.

Los primeros meses recopilamos información sobre mí y sobre mis deudas. Me ayudaron y acompañaron en el proceso para hacerlo fácil y, desde entonces, pude dejar de pagar a mis acreedores. Pude respirar hasta el final del proceso”.

¿Qué opinas del proceso?

“Este proceso me ha ayudado a tener una nueva perspectiva y futuro tanto para mí como para mi hijo. Vivir el proceso es complicado, hay que ser optimista y confiar, cosa que para mí fue fácil gracias al equipo de Reclama Por Mí. Son personas que destacan por su humanidad y comprensión, fueron muy cercanos y me sentí bien acompañada desde el principio”.

¿Qué vas a hacer ahora? ¿Qué esperas del futuro?

“Haber conseguido la exoneración de mi deuda ha marcado un antes y un después. Ahora me siento liberada. En este tiempo he conseguido estar despejada y conseguir un trabajo e incluso un ascenso, con lo que en lo económico no tendré problemas gracias a haber eliminado la deuda. Me volcaré en mi trabajo. Gracias al proceso de Segunda Oportunidad soy una persona más juiciosa. Tomaré medidas para que no vuelva a ocurrirme esto”.

¿Algo que quieras añadir?

“Me gustaría aprovechar para volver a agradecer a Reclama Por Mí lo que han hecho por mí”.

Gracias a este proceso, algunas personas consiguen eliminar sus deudas y conseguir una segunda oportunidad financiera. Además, este proceso permite dejar de hacer los pagos a los acreedores, con lo que desde el principio ya se tendrá una mayor libertad financiera, beneficiando a las personas que se acojan a esta ley.

Plataformas como Reclama Por Mí, además de asesoramiento gratuito y servicio personalizado, ofrecen facilidades de pago a los clientes para que el hecho de solicitar este proceso no les suponga un esfuerzo económico extra. Esta plataforma actúa en todo el territorio español y cada día ayuda a todas aquellas personas que solicitan comenzar el proceso de Ley de Segunda Oportunidad.


Comparte/Partekatu

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *