Foto: Sevilla FC
Comparte/Partekatu

Nolito adelantó al Sevilla y asistió en los otros dos tantos a André Silva y Ben Yedder. El Var penalizó al Athletic anulando un gol de Aduriz tras aplicarle un fuera de juego en una jugada anterior. En la segunda parte, San José empató pero la indolencia general de los rojiblancos terminó por devolver al equipo a su imagen más difícil de digerir en una tarde en la que la Copa casi dice agur a la Copa

Muy encarrilada ha dejado el Sevilla la eliminatoria de octavos de final de la Copa del Rey en la ida en el estadio de San Mamés. Con muchas rotaciones en el once habitual de Pablo Machín, los hispalenses realizaron un partido sumamente recop donde consiguieron adelantarse muy pronto en el marcador para guardar la ropa y en el que apenas sufrieron más que en los inicios de la segunda mitad, donde el Athletic logró empatar el encuentro.

Pese a llevar el Athletic el peso del encuentro, los rojiblancos no han sabido sacar rentabilidad a la presunta superioridad y mientras conseguían posesión el rival ha sido letal en la mayor parte de sus aproximaciones.

El hecho de adelantarse bien pronto en el marcador les ha dado más espacio, pero el 0-1 al descanso era excesivo premio, y más teniendo en cuenta que los caprichos del VAR han salido cruz y que en la misma jugada en la que se le anulaba un gol, Aduriz ha visto como se reproducían las molestias producidas por un golpe anterior.

En la segunda mitad, al menos ha llegado el empate en testarazo de San José a saque de esquina de Susaeta. El estado de las cosas hacía barruntar el segundo gol local, pero el Sevilla ha hecho el suyo en una jugada tan aislada como certera y de ahí al final la superioridad ha sido andaluza, más aún tras el 1-3 con el que ha finalizado el partido.


Comparte/Partekatu

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *