El obispo de Bilbao lamenta que hay «pocos sacerdotes jóvenes» y se producen «dificultades» para sustituir curas

Comparte/Partekatu

Este colectivo tiene en Bizkaia una media de 72 años y hay 87 curas con menos de 75 años, mientras que menores de 60 años hay «bastantes menos» pero son «muy activos».

El obispo de Bilbao, Joseba Segura, ha lamentado que hay «pocos sacerdotes jóvenes», los que «pueden conectar con la gente joven», y esto hace que ya haya «dificultades» para sustituir a sacerdotes «incluso en territorios importantes».

En una entrevista concedida a Radio Euskadi, recogida por Europa Press, ha señalado que una de sus preocupaciones es el hecho de que «hay pocos sacerdotes jóvenes» ya que, según ha indicado, «son ellos los que pueden conectar con la gente joven» en mayor medida que los curas más mayores.

Según ha explicado, este colectivo tiene en Bizkaia una media de 72 años, con lo que está «bastante limitado a la hora de llegar a determinadas personas». El territorio tiene 87 curas con menos de 75 años, mientras que menores de 60 años hay «bastantes menos» pero son «muy activos».

A su entender, la falta de nuevas vocaciones en toda Europa tiene que ver con «la imagen bastante crítica» que hay de la iglesia, probablemente porque «muchas cosas no hemos hecho bien», pero sobre todo al hecho de que «la experiencia de dios, la experiencia de fe, en la vida de las personas esto ya no es importante».

Segura ha admitido que hay «problemas» para cubrir vacantes y realizar todas las labores, ya que «hay comunidades grandes, incluso territorios importantes, en los que es muy difícil sustituir a un cura».

En este sentido, ha apuntado que, si bien la iglesia vizcaína es «única en España» en el sentido de que «ha promovido la responsabilidad laical de una forma muy fuerte», hay que tener en cuenta que, «por mucho que haya laicos con responsabilidades importantes, el papel del presbítero, del sacerdote es muy importante».

Preguntado por el debate sobre el papel de la mujer en la eucaristía, ha afirmado que su postura es «respetar el planteamiento de una Iglesia que va planteando temas pero con carácter global y bajo la responsabilidad esencial que tiene el Papa».

De este modo, ha señalado que cree que hay «muchísimo espacio» para que las mujeres asuman puestos de responsabilidad en la Iglesia, pero en lo que se refiere a las celebraciones hay que «vivir en la sensibilidad y la evolución de la iglesia global».

Finalmente, ha reiterado que la Iglesia de Bizkaia tiene «el compromiso social» como «elemento esencial de su naturaleza» y, en esta línea, ha señalado que su objetivo es estar «centrados en la propuesta de fraternidad, de construir comunidades en las que la gente esté a gusto» y en la que se subraya «la cercanía y la capacidad de acoger a los que vienen de fuera».


Comparte/Partekatu

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *