El modelo de atención Gizarea favorece el menor consumo de psicofármacos entre residentes, y la mejora del bienestar de profesionales y familiares

Comparte/Partekatu

El diputado foral Emilio Sola ha presentado los resultados del proyecto piloto del nuevo modelo de atención centrado en las relaciones, que la Diputación Foral impulsa en las residencias para personas mayores.

“Los resultados han sido muy buenos y ello nos anima a extender la implantación del modelo a otras residencias”. Así se ha expresado el diputado foral de Políticas Sociales, Emilio Sola, durante la presentación de los resultados de la experiencia piloto que se ha desarrollado en la residencia foral Lakua para personas mayores, donde se ha implantado el modelo Gizarea de atención centrada en las relaciones que impulsa la Diputación Foral de Álava.

Son tres los ámbitos donde se centran las conclusiones del pilotaje. Así, en las personas residentes, se observa la mejora en algunos indicadores indirectos de calidad de vida, como en el nivel de fragilidad, y, especialmente, en la disminución de la necesidad de psicofármacos. En las familias, se aprecia un mayor bienestar emocional y una mayor satisfacción con los cuidados que reciben los familiares ingresados. Y, en el equipo profesional, es notable la disminución de la sensación de estrés y de presión laborales, y aumenta la sensación de bienestar emocional.

Los resultados son fruto del trabajo realizado desde octubre de 2021 hasta junio pasado en un módulo de la residencia Lakua, en el que residen 23 personas con una media de 85 años de edad y perfil psicogeriátrico, con elevados índices de dependencia, fragilidad avanzada y demencia grave.

El modelo de atención Gizarea, según ha manifestado Emilio Sola, “va más allá de la atención centrada en la persona, para estar centrada en las relaciones entre profesionales, familiares y residentes”. En esta primera fase dirigida a personas con demencia avanzada “que no pueden expresar su deseos ni necesidades”, Gizarea busca “una mayor implicación de las familias en los cuidados, una mayor implicación emocional de las y los profesionales, y una mejora en el bienestar de personas usuarias, trabajadoras y familias”.

El proceso comenzó con la formación de profesionales y familiares, por separado, pero sobre todo de forma conjunta, “lo que supone un aspecto innovador. Esta formación ha conseguido fomentar otro tipo de relaciones, mucho más cercanas, afectivas, y empáticas”.

Durante la presentación, el diputado foral ha estado acompañado por Marta Cerezo, enfermera de la residencia, y Rocío Martínez Villar, una de las familiares, quienes han relatado su experiencia en primera persona, así como por Iñaki Artaza, director de Innovación, Sistemas de Gestión y Evaluación del Departamento de Políticas Sociales, que ha detallado algunos de los indicadores.

Menos fármacos, menor fragilidad

Así, se aprecia, desde el principio y especialmente a juicio de las familias, una disminución de la sintomatología conductual, con una reducción importante de la administración de psicofármacos (antidepresivos, ansiolíticos, hipnóticos y neurolépticos) si es que se necesitaban, y que se ha visto confirmada en junio con una menor pauta de estos fármacos. Así, se han disminuido dosis o suprimido totalmente estos fármacos en el 54% de las personas. Asimismo, se ha reducido el índice de fragilidad, es decir, de pronóstico vital, pasando de una fragilidad avanzada a una fragilidad moderada.

La satisfacción de las familias con los cuidados ha crecido de 26,8 a 29 puntos (sobre un máximo de 30) y, en cuanto a su bienestar emocional, han aumentado las emociones positivas y se han reducido las negativas, así como la sensación de soledad.

Reducción del estrés y la presión laboral

La diferencia tras la implantación del modelo Gizarea es notable para el personal del centro. Así, el índice de estrés laboral se ha reducido en 12 puntos porcentuales y su severidad, en 15 puntos. El índice de presión laboral ha caído en 13 puntos y su severidad se ha desplomado en más de 21 puntos. En cuanto a su bienestar emocional, la puntuación global ha pasado de 7,4 (sobre diez) a 7,88. Destaca la sensación creciente de compromiso con el trabajo y de significado del mismo y, en especial, las emociones positivas generadas.

“Estos datos demuestran que estamos haciendo un proyecto muy serio, que creemos que tendrá mucho recorrido en nuestras residencias, y que mejora la calidad de vida de profesionales y familiares. Y que esta construcción y mejora de las relaciones parece mejorar la calidad de vida en las personas residentes, especialmente, en la necesidad de fármacos”, ha resumido Emilio Sola.

Como consecuencia de estos resultados, la Diputación Foral continuará desarrollando el modelo Gizarea en todas sus vertientes y recursos. El siguiente paso del modelo Gizarea dentro de la residencia Lakua es crear estructuras internas nuevas entre familiares y profesionales, para actuar en las fases de acogida en el centro y de higiene de las personas mayores.

Extensión de modelo a más centros

Los centros a los que extenderá este proyecto en los próximos meses serán el segundo módulo de Lakua, y las residencias Etxebidea, para personas con discapacidad intelectual severa, y Ajuria, para personas mayores. También la residencia Arabarren, cuyas plazas serán todas concertadas con la Diputación Foral y que está próxima a su apertura, aplicará este modelo. Asimismo, se ha generado interés por conocer este modelo desde las residencias privadas: es el caso de la Purísima Concepción, en Murgia, que va a iniciar próximamente una formación sobre Gizarea.

Por último, el diputado Emilio Sola ha destacado el interés que ha suscitado este modelo en la comunidad científica. Se ha presentado en los últimos congresos sobre Alzheimer, y Geriatría y Gerontología celebrados a nivel regional y estatal, y en el Simposio de Alzheimer y otras Demencias de la Comunidad de Madrid y la Fundación Reina Sofía. Ayer mismo, se expuso en los Cursos de Verano de la UPV/EHU y hay fecha para una presentación en la Cátedra de Innovación Social de la UNED, en Fuenlabrada. Asimismo, el encuentro Next Care, Euro Polo de Innovación en Longevidad en la Región (Nueva Aquitania, Euskadi, Navarra), lo destacó como buena práctica.

Además, a partir del 28 de este mes, se presentará en el Congreso de la Sociedad Europea de Medicina Geriátrica (EuGMS) que se celebrará en Londres, y que ha aceptado dos comunicaciones científicas sobre la implantación del modelo Gizarea.


Comparte/Partekatu

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.