El Gobierno Vasco desactiva el plan de contingencia para la atención a personas migrantes en tránsito

Comparte/Partekatu

Los dispositivos activados han atendido a 1.074 personas en Irun y Hondarribia en el último mes y medio.

El Gobierno Vasco ha desactivado el plan de contingencia puesto en marcha el pasado 6 de marzo cuando un centenar de personas migrantes en tránsito llegó al puesto de Hilanderas en Irun (Gipúzcoa). Las instituciones y los agentes del Tercer Sector volverán a reunirse en junio para presentar un plan específico para la época estival. En el último mes y medio, los dispositivos activados por el Ejecutivo vasco han atendido a 1.074 personas en la localidad fronteriza y en Hondarribia.

La consejera de Igualdad, Justicia y Políticas Sociales, Beatriz Artolazabal, ha presidido esta miércoles la Mesa Interinstitucional de Coordinación para la Acogida urgente de Personas Migrantes en Tránsito, que se ha reunido en el edificio Gordailua de Irun. Posteriormente, la consejera y los miembros de la Mesa han visitado el centro de acogida de Hilanderas.

En su intervención ante los medios de comunicación, ha resaltado que «la colaboración entre todos, la unión de fuerzas, ha sido clave en esta respuesta rápida, coordinada y, sobre todo, humanizada», poniendo en valor el trabajo conjunto de instituciones y agentes del Tercer Sector, integrantes de la Mesa.

En el marco de la reunión, en la que han tomado parte, entre otros, los alcaldes de Irun y Hondarribia, José Antonio Santano y Txomin Sagarzazu, respectivamente, la diputada foral de Políticas Sociales, Maite Peña, o el subdelegado del Gobierno en Gipuzkoa, Guillermo Echenique, se ha anunciado la desactivación del plan de contingencia puesto en marcha el pasado 6 de marzo cuando un centenar de personas migrantes en tránsito llegó al puesto de Hilanderas, con capacidad para 60 personas.

Esta situación provocó que se activara el citado plan bajo la coordinación del director de Migración y Asilo del Gobierno Vasco, Xabier Legarreta. El refugio de peregrinos de Irun y el albergue de Hondarribia se incorporaron al dispositivo de atención.

Asimismo, la Mesa Interinstitucional se ha comprometido a volver a reunirse en fechas previas al verano, en el mes de junio, para presentar un plan específico y adaptado a las necesidades de la época estival, ya que se trata de un periodo más proclive a favorecer el tránsito de personas migrantes.

1.074 PERSONAS ATENDIDAS

Los recursos activados por el Gobierno Vasco han atendido a un total de 1.074 personas migrantes en tránsito desde el 1 de marzo. Se trata de una cifra «considerablemente superior» al de otras épocas del año. En este sentido, destaca principalmente marzo, en el que se atendió a 773 personas.

El dispositivo de Hilanderas, con capacidad para 60 personas por los condicionantes del covid-19, es el único recurso abierto a lo largo del año para la atención del colectivo migrante en tránsito. Según el registro de Cruz Roja, gestor del centro, en enero, 320 personas fueron atendidas en Hilanderas; mientras que en febrero ya se registró una pequeña subida con 482 personas. En el mes de abril se han contabilizado, hasta el lunes, 301 asistencias.

Por ello, una vez rebajada la «tensión» de marzo, la Mesa Interinstitucional ha procedido a desactivar el plan de contingencia, que podrá, no obstante, volverse a activar en cualquier momento si la circunstancia lo requiriera. El plan contempla diferentes respuestas para otros tantos escenarios, que, en el caso más complicado, podría atender a cerca de 500 personas.

Hondarribia, por ejemplo, preparó en marzo un centenar de camas en el frontón Jostaldi ante un previsible incremento de llegadas, aunque finalmente no se llegó a utilizar. Asimismo, Bilbao, Tolosa, San Sebastián o el propio Irun disponen de espacios que pueden ser activados a medida que se necesiten.

«Ni una persona en tránsito se ha quedado sin atender, ni se le ha cerrado la puerta. Todas las personas han podido descansar, asearse y alimentarse y coger fuerzas para llegar a su destino», ha resaltado la consejera.

Artolazabal ha agradecido la labor de los profesionales y voluntariado de Cruz Roja, así como de otras asociaciones. «Habéis puesto vuestro granito de arena para que las personas migrantes en tránsito tengan un trato digno y una atención humanitaria a la altura de lo que se espera», ha destacado.

Finalmente, ha incidido en la importancia de la colaboración para hacer frente a «un fenómeno que no solamente se da en Euskadi, sino que es estructural. Por ello, ha considerado que «la solución no puede pasar solamente por que nosotros demos lo mejor de nosotros mismos, sino que tiene que ser una solución compartida desde Europa».

CENTRO DE HILANDERAS

Por su parte, el coordinador autonómico de Cruz Roja Euskadi, Aitor Allende, ha agradecido el apoyo de Gobierno Vasco, Ministerio de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, así como de diputaciones, ayuntamientos y «demás agentes implicados».

«Frecuentemente, los procesos migratorios exponen a millones de hombres, mujeres, niños y niñas a situaciones de enorme vulnerabilidad, incluidas la explotación, la prostitución y la trata de personas. Nuestras evaluaciones de necesidades se basan en los derechos humanos», ha añadido Allende.

El centro irundarra, según ha detallado, «pivota en una acogida inmediata, una ayuda y una mediación que hacemos con personas en situación de vulnerabilidad con las diferentes administraciones». En esa línea, ha apuntado que es un centro «de acogida permanente, 365 días 24 horas» en el que, entre otras cosas, se «facilita a las personas la posibilidad de recuperar contactos, ya que cuenta con internet, y las primeras necesidades básicas de alimentación, higiene, o vestuario».


Comparte/Partekatu

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.