El Getafe se lleva la victoria merecidamente ante un impotente Athletic

Comparte/Partekatu

Derrotó por 0-2 en una mala tarde para los leones, que recuperaron a Aduriz tres meses después

El Athletic Club ha caído en San Mamés ante el Getafe Club de Fútbol por 0-2, en un encuentro en el que los leones no encontraron la manera de hincar al diente al pétreo bloque de Bordalás. Los goles de Damián y Mata, de penalti, dibujaron un duro golpe para los rojiblancos. No hay tiempo para lamentaciones, porque el próximo jueves llega la oportunidad de colarse en semifinales de Copa ante el FC Barcelona en el coliseo bilbaino.

Olivera amenazó a Simón en su vuelta en un cabezazo de córner que se marchó fuera, pero los madrileños tendrían que esperar al minuto 35 para cazar pieza. Fue una acción de gran calidad de su lateral Damián Suárez quien, tras dos paredes y un recorte a Yeray, fusiló con un tiro cruzado al portero alavés.

En el Athletic, Asier Villalibre era quien más parecía tener afilado el colmillo. Tiró un desmarque por la izquierda y, tras pase al hueco de Williams, obligó a Soria a sacar una mano dura arriba. Con el personal desesperado entre tanta interrupción, algunas fundadas y otras no, se llegó al descanso con la esperanza de meterse en el choque.

Pero el Getafe siguió enchufado y marcó el 0-2 en el minuto 50, en el que el colegiado se enteró por el VAR de un penalti por la mano de Lekue tras centro de Nyom y, tras verlo en el monitor, permitió a Mata lanzar el máximo castigo y poner el partido casi imposible.

Mata tuvo otra opción de cabeza y Garitano apostó por un triple cambio con Capa, Ibai y el celebradísimo Aduriz, que se movió bien. Nada más entrar tres meses después, cabeceó a las manos del meta visitante. Fue anulado en el 78 un gol a Williams por fuera de juego y, para colmo, quedaban dos malas noticias, un zurdazo al larguero de Ibai que botó cerca de la raya y la amarilla de Iñigo Martínez, que le impedirá jugar el derbi del Reale Arena. Pero lo dicho, queda el reto del Barcelona y ya sabemos que el león ruge fuerte en esas noches. El pesadísimo Getafe, tercero en la tabla, fue un rival de cuidado.


Comparte/Partekatu

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *