El efecto de la fobia a los petardos se incrementa por las Fallas de Valencia

Comparte/Partekatu

Una de las fobias más típicas en el Levante español es la ligirofobia. Es un miedo muy intenso a la aparición de sonidos repentinos e intensos, como los que hacen los estallidos de petardos, globos e incluso las botellas de cava cuando se abren.

El tratamiento psicológico cognitivo-conductual ha demostrado ser un tratamiento eficaz para la superación de las fobias, en particular de la fobia a los petardos.

La psicóloga Sofía Perpiñán, experta en el tratamiento de la ligirofobia, habla sobre su amplia experiencia ayudando a personas a superar totalmente su fobia a los estallidos de petardos y globos.

Sofía, ¿qué es la ligirofobia?

«La ligirofobia, también conocida como fonofobia, es un tipo de fobia específica muy frecuente en todo el Levante español, que se caracteriza principalmente por el miedo intenso a los ruidos fuertes y repentinos.

Las personas que sufren esta fobia no solo suelen experimentar miedo a los ruidos fuertes, sino también a aquellas situaciones en las cuales puedan llegar a aparecer ruidos intensos o repentinos e inesperados, generando así un gran nivel de malestar.

Generan un patrón comportamental de huida y evitación, que hace que no puedan acudir a determinados lugares o situaciones, o que escapen de ellos cuando aparecen los estímulos que temen.»

¿Cómo influye la ligirofobia en la vida de la gente?

«Aquí en Valencia, las personas con fobia que tienen oportunidad se marchan durante todo el período de Fallas. Pero la aparición de estallidos no se limitan a estas fiestas valencianas. Muchos de mis pacientes me han contado cómo evitan ir a fiestas de cumpleaños por miedo a que haya globos en la fiesta; ponen excusas para no ir a bodas, bautizos ni comuniones; tratan de pasar la Nochevieja alejados de la ciudad… Incluso una paciente me comentaba que siempre que había partido de fútbol se encerraba en su casa durante todo el partido, bajando las persianas y poniendo el volumen del televisor a tope, porque temía que si se marcaba un gol alguien de su barrio tirase un cohete o un petardo. Toda esta evitación es para evitar el malestar intenso que generan esos estallidos en las personas con fobia.

El efecto de la fobia, como la evitación o el escape, se pone de manifiesto estos días en las Fallas de Valencia.»

¿Qué es lo más molesto para una persona con ligirofobia?

«Por un lado, la aparición inesperada de estallidos de petardos o globos. Pero también es muy molesto el no sentirse entendidos. Las personas que no tienen esa fobia no llegan a comprender y empatizar con quien sí la sufre, y les dicen frases como «no sé por qué te asustas por esto, si es solo un petardo», «no te pongas así, que no te va a hacer daño». La gente debería concienciarse de que quien padece una fobia no está eligiendo tener miedo, y empatizar con su sufrimiento.»

¿Tiene tratamiento la fobia a los petardos?

«Desde luego que sí. En el centro de Psicología Calma Al Mar, donde trabajo, llevamos años tratando con éxito a pacientes con fobia a los petardos. Estamos muy especializados en ello. Hasta la fecha, todos los pacientes que han seguido el tratamiento completo han conseguido una superación total de su fobia. A muchos les cuesta dar el primer paso, pero una vez están en la primera sesión en consulta saben que están haciendo lo adecuado. Cada vez que doy un alta a alguno de mis pacientes, escucho: «tendría que haber venido antes».

Además, en esta consulta se trata la fobia también de forma online, ¿es así?

«Sí, la gente sabe que, probablemente, los mayores expertos en el tratamiento de estas fobias estemos en Valencia, porque es una de las principales fobias que atendemos. En todo el Levante, la cultura de la pólvora y los petardos está muy unida a cualquier fiesta y celebración. Por ese motivo, nos escribe gente de todo el mundo para ser tratada de su fobia a los petardos. El tratamiento online de la fobia a los petardos es igualmente efectivo y da muy buenos resultados.»

¿De qué edades son los pacientes que suelen acudir a este equipo de psicólogos en Valencia por fobia a los petardos?

«Tenemos pacientes en edad infantil. Niños y niñas de corta edad que, ya desde muy pequeños, desarrollan un miedo intenso a estos estallidos. También personas jóvenes, adolescentes y adultos de todas las edades. Tanto hombres como mujeres. La persona de más edad que tratamos en nuestro equipo fue una mujer de 68 años que sufrió de fobia muy intensa a los petardos desde que tenía 16 años. Su tratamiento duró 6 meses y generó una superación total de su fobia, hasta el punto de que al año siguiente nos llamó por teléfono, muy feliz y emocionada, diciendo que estaba viendo la mascletá de petardos en Valencia sin ningún tipo de miedo.»

¿Qué significa exactamente que se supere la fobia?

«La superación de la fobia implica poder presenciar a personas tirando petardos sin que se active la respuesta fisiológica de miedo. El cerebro desactiva esa respuesta de miedo. El sonido repentino de los petardos o globos ya no genera activación cerebral. El miedo desaparece, incluso, quien lo desea puede perfectamente estallar petardos sin activación fisiológica alguna. La superación de la fobia implica poder ir sin problemas a cualquier fiesta o pasear por una zona en la que sabes que puede haber petardos en un estado emocional con la misma tranquilidad que otra persona que no tenga nada de miedo.»

¿Por qué la gente con fobia a los petardos no decide tratarse antes?

«Para mucha gente con fobia, la sola idea de hablar de petardos les genera malestar. Tienen la sensación de que en una terapia lo van a pasar mal y van a pasar mucha angustia, cuando la realidad es que, durante el tratamiento, la evolución es progresiva y paulatina, de tal modo que los pacientes no pasan por situaciones que les superen o que les hagan pasar muy mal rato. El paciente tiene en todo momento el control de qué se hace. Los pacientes no son forzados ni llevados a situaciones que puedan generar un bloqueo emocional. Desde la primera sesión, y en todas ellas, el trabajo que se hace en consulta es para garantizar que el paciente se encuentra bien y motivado para seguir avanzando hacia la superación total de su fobia.»


Comparte/Partekatu

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *