Euskadi Capital

El Dr. Botella-Asunción habla de la cifosis post-laminectomía cervical

Comparte/Partekatu

El Dr. Botella-Asunción es un prestigioso especialista en neurocirugía, con una dilatada y avalada trayectoria de más de 30 años de experiencia en la profesión. 

El doctor ejerce su actividad profesional actualmente como neurocirujano en Valencia como jefe de servicio de Neurocirugía y director del Área de Neurociencias del Hospital La Fe de Valencia, y es profesor asociado de Neurocirugía en la Facultad de Medicina de la Universidad de Valencia.

En este artículo, el Dr. Botella-Asunción, como experto en el tratamiento y cirugía de columna mínimamente invasiva, habla de la cifosis post-laminectomía cervical.

¿Qué es la cifosis post-laminectomía cervical?

La cifosis post-laminectomía cervical es una curvatura anormal hacia adelante de la columna cervical (cuello) que puede ocurrir después de una laminectomía, que es un tipo de cirugía de columna. Esta condición puede resultar de la eliminación de parte de la lámina, que es una estructura ósea que cubre y protege la médula espinal, lo que puede alterar la estabilidad y la alineación de la columna vertebral. La gravedad de la cifosis y los síntomas asociados pueden variar y, en consecuencia, las estrategias de tratamiento también

Tratamiento no quirúrgico

Para los casos leves a moderados y/o cuando la cirugía no es una opción, algunas estrategias incluyen:

Fisioterapia: Ejercicios y técnicas para mejorar la postura, fortalecer los músculos y aumentar la flexibilidad pueden ser útiles.

Soporte Externo: Un collarín cervical o un corsé pueden proporcionar soporte adicional para aliviar la presión y ayudar en la alineación.

Manejo del Dolor: Uso de medicamentos para controlar el dolor, que pueden incluir analgésicos, antiinflamatorios o medicamentos neuropáticos.

Inyecciones: En algunos casos, las inyecciones de esteroides pueden ayudar a aliviar el dolor y la inflamación.

Tratamiento quirúrgico

En situaciones donde la cifosis es severa, progresiva, o está causando síntomas significativos como dolor crónico o compromiso neurológico, se puede considerar la cirugía. Las opciones quirúrgicas pueden incluir:

Fusión Espinal: Unir dos o más vértebras utilizando injertos óseos y/o dispositivos de fijación como tornillos y barras para estabilizar y corregir la alineación de la columna vertebral.

Descompresión Adicional: Si hay compresión continua de las estructuras neurales, se puede necesitar una cirugía adicional para aliviar la presión.

Osteotomía: Realizar cortes en el hueso para corregir la alineación de la columna vertebral.

Reconstrucción Vertebral: En casos extremos, se puede requerir una reconstrucción más extensa de la columna vertebral.

Consideraciones

Seguimiento Regular: Independientemente del tratamiento inicial, un seguimiento regular con estudios de imagen y evaluaciones clínicas son fundamentales para monitorear la progresión de la cifosis y ajustar el tratamiento según sea necesario.

Enfoque Multidisciplinario: Un equipo de profesionales, incluyendo cirujanos ortopédicos o neurocirujanos, fisioterapeutas, y especialistas en manejo del dolor, puede ser necesario para abordar los diversos aspectos del manejo de la cifosis post-laminectomía.

Calidad de Vida: Se debe prestar atención a cómo la cifosis afecta la calidad de vida del paciente, ajustando el tratamiento para maximizar la función y minimizar el dolor y otros síntomas.

Es fundamental que las decisiones de tratamiento se tomen en colaboración con un equipo de profesionales de la salud, y que se personalicen en función de las necesidades, los objetivos y la situación de cada paciente. Recuerda que la información proporcionada aquí no reemplaza el consejo médico profesional. Siempre consulta a los profesionales de la salud para obtener asesoramiento específico sobre casos clínicos.


Comparte/Partekatu

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *