Comparte/Partekatu

Los vitorianos lograron imponerse al Zalgiris y continúan su lucha por ser uno de los ocho mejores

El Baskonia logró imponerse ayer al Zalgiris Kaunas (80-73). Se trató de un partido abierto, donde cualquiera de los equipos pudo llevarse la victoria, y que permite a los de Perasovic consolidarse un poco más en los “play-off” de la Euroliga.

Con la de ayer son ya 12 victorias y 12 derrotas, que les afianzan en el octavo puesto, dándoles acceso, en último lugar, al pase de la Final Four, que este año se celebrará justamente en la capital vasca.

La importancia del encuentro quedó patente desde el primer minuto. El ritmo lento que imponían los lituanos, entorpecía el juego de los vitorianos. A pesar de ello, lograron acabar el tiempo por encima en el marcador. Un resultado pobre, de 17-12, que no era propio de categorías profesionales.

En la segunda parte, el Zalgiris comenzaba a remontar, elevando la intensidad del encuentro. Aún así, los vitorianos seguían sin sentirse cómodos. Entonces un tiempo muerto de Perasovic lo cambió todo. Los baskonistas cogían aire gracias a Shields y consiguieron la mayor renta hasta entonces, 40-25.

El paso por vestuarios hizo despertar de nuevo al Zalgiris. Acortaban ventaja y los vascos parecían venirse abajo. Entonces emergió Voigtmann, que lograba mantener una pequeña ventaja para el marcador local.

Ya en el último cuarto, Shields volvería a aparecer para encarrilar de nuevo el partido. Reacción que despertaría a Davies y Ulanovas, pero que se quedaría en agua de borrajas. El Baskonia no estaría dispuesto a perder y explotó sus opciones hasta el pitido final gracias al acierto bajo canasta de Poirier.

Los vitorianos lograban así mantenerse vivos entre los ocho mejores del mundo.


Comparte/Partekatu

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *