Comparte/Partekatu

Los vitorianos caían ante el colista (80-75) en un encuentro mediocre

La derrota de ayer del Baskonia frente al Darussafaka caía como un jarro de agua fría. Una derrota que podría dificultar su clasificación para el TOP 8 y donde se pudo ver debutar a Jalen Jones.

Fue un encuentro gris, donde ningún equipo hizo méritos para llevarse el partido. A las innumerables perdidas de balón del Baskonia, había que sumarle los errores en el tiro y falta de concentración. Fallos que aprovecharían los locales de la mano de Toney Douglas y Michael Eric. Así, ambos equipos empezarían a acercarse en los marcadores y el Darussafaka lograría ponerse por delante en el segundo cuarto.

La segunda parte comenzaba con más fallos de los de Perasovic, que no lograban meterse en el partido. Incapaces de reaccionar, se les veía sin ideas y abusando demasiado de la línea de tres.

Los minutos finales serían decisivos. Voigtman recibía una falta antideportiva y parecía que podrían hacerse con el encuentro. Nada más lejos de la realidad. Los azulgranas caían ante el colista por 80-75

 


Comparte/Partekatu

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *