Comparte/Partekatu

Los vitorianos lograron un punto ante el Celta en un partido que se caracterizó por el ritmo lento y las pocas ocasiones de gol

El Alavés empató ayer a cero ante el Celta de Vigo en un encuentro que no brilló por las grandes ocasiones o por el ritmo trepidante de juego. Un empate donde los vascos perdieron una gran oportunidad de sumar puntos y afianzarse en puestos europeos.

La primera ocasión fue para los gallegos. David Juncá lograba quedarse sólo ante Pacheco, pero la falta de ayuda en el área hizo que la oportunidad quedara en un mero susto. Mientras, los babazorros intentaban un fútbol más conservador, donde apenas inquietaban al cancerbero rival.

El tiempo iba transcurriendo y no llegaban más ocasiones de ningún lado. Destacaba el recién llegado Inui, que cumplía 100 partidos en Primera División, aunque tampoco lograba estrenar marcador.

Fue entonces cuando en el 37, Manu García tuvo la más clara del Alavés. Aprovechó un despeje de la defensa gallega y remató de cabeza, con tan mala suerte de que el balón salía por encima de la portería.

Ya en la segunda parte, los vitorianos salieron con más ganas. Jony y Manu lanzaban mensajes de peligro en el área rival, pero el marcador seguía a cero.

Los últimos minutos se convirtieron en un toma y daca donde las fuerzas se fueron igualando. Y, a escasos minutos del final, el broche lo pondría el VAR para anular un gol de Maxi Gómez, dejando el partido en tablas.


Comparte/Partekatu

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *