EH Bildu reclama un salario mínimo de 1.200 euros

Comparte/Partekatu


Los 900 euros del Estado son insuficientes para Araba, Bizkaia y Gipuzkoa

EH Bildu considera que la subida a 900 euros del Salario Mínimo Interprofesional anunciada por el Gobierno español es insuficiente para los trabajadores y trabajadoras de Araba, Bizkaia y Gipuzkoa, ya que en la Comunidad Autónoma Vasca tanto la renta per cápita como el sueldo medio son superiores a los del Estado. Por ello, el parlamentario Iker Casanova ha presentado hoy en el Parlamento una iniciativa en la que reclama al Gobierno de Urkullu que impulse un salario mínimo de 1.200 euros para los tres territorios. Al mismo tiempo, la parlamentaria Nerea Kortajarena ha registrado otra Proposición No de Ley para que la Administración pública no subvencione contratos con sueldos inferiores a esa cantidad.

Durante la negociación del presupuesto de 2019, EH Bildu propuso una serie de medidas sociales especialmente dirigidas a mejorar la vida de las personas pensionistas y la calidad del empleo. A pesar del cierre de las conversaciones, EH Bildu seguirá trabajando para conseguir esos avances y llevará al Parlamento, una a una, todas aquellas propuestas sociales que el Gobierno no quiso aceptar durante la negociación.

En primer lugar, Iker Casanova y Nerea Kortajarena han registrado  dos iniciativas para hacer frente a la precariedad laboral, que se ha convertido en la principal preocupación de la ciudadanía, tal y como recogen las encuestas. El Gobierno de Urkullu no puede seguir mirando a otro lado mientras en este país se firman contratos de miseria.

En la primera Proposición No de Ley, EH Bildu reclama a Lakua “que impulse activamente, junto con los agentes socioeconómicos, un acuerdo interprofesional en el ámbito de la Comunidad Autónoma Vasca para la entrada en vigor de un salario mínimo de 1.200 euros”, puesto que es “imprescindible adecuar el salario mínimo a la realidad de cada territorio, así como a su nivel de vida y su modelo productivo”.

Esta medida supondría, de facto, la adecuación del salario mínimo a las condiciones de la Comunidad Autónoma Vasca, mientras se logra la transferencia del marco de relaciones laborales. Del mismo modo, “las Administraciones deberán garantizar, esa cantidad tanto en el sector público como en los empleos promovidos mediante la contratación pública”. A juicio de Iker Casanova, esta medida es necesaria porque “los contratos que están por debajo de 1.200 euros condenan a la pobreza a los y las trabajadoras de este país”.

En segundo lugar, Nerea Kortajarena defiende la necesidad de “empezar a reparar las políticas públicas”. Por ello, ha presentado hoy una iniciativa en la que reclama al Gobierno que “garantice un sueldo mínimo de 1.200 euros en todos aquellos planes, programas y líneas de políticas públicas para el fomento del empleo y, en especial, en aquellas contrataciones que se subvencionen con dinero público”.


Comparte/Partekatu

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.