Dos detenidos en Bizkaia en una macro redada en Nafarroa

Comparte/Partekatu

La Policía Nacional ha llevado a cabo en Navarra una macro redada contra el tráfico de estupefacientes en la que han sido detenidas 25 personas como presuntos autores de los delitos de tráfico de drogas y pertenencia a organización criminal. De los detenidos, 23 han sido en la Comunidad foral y dos en Bizkaia

Mientras los arrestados en Iruña se dedicaban a la fabricación y venta de speed fundamentalmente, los presuntos autores de Bizkaia se ocupaban del tráfico de cocaína por el norte español, sustancia que traían previamente desde Madrid.

Se han intervenido más de 28 kilogramos de diversas sustancias estupefacientes, entre ellas 15 kilos de speed, seis de marihuana, 3,7 de cocaína, 1,8 de MDMA, 1,5 de hachís, 200 gramos de cristal y dos gramos de TUCIBI, además de 5 kilos de precursores para la fabricación de más droga, cuatro vehículos y 26.000 euros en metálico.

Todo ello se llevó a cabo tras 25 registros realizados en Pamplona y diversas localidades de su comarca. La operación que ha contado con la colaboración entre las unidades de Policía Judicial de Navarra y de la Comisaría General de Policía Judicial.

Con estas detenciones se da por finalizada la operación ‘Boxes’, desarrollada en tres fases diferentes desde su inicio en el mes de junio de 2020, y en donde se han desmantelado diversas organizaciones de tráfico de drogas relacionadas entre sí, que operaban en Navarra y en otros puntos de la geografía española.

Los detalles de la operación se han dado a conocer este jueves en rueda de prensa por el delegado del Gobierno en Navarra, José Luis Arasti, que ha estado acompañado por el jefe superior de Policía de Navarra, José María Borja; Nuria Mazo, jefa de la brigada provincial de Policía Judicial; y Ramón Olloki, inspector jefe de la sección de Policía Judicial.

José Luis Arasti ha destacado la colaboración entre las diferentes unidades de la Policía Nacional en una operación de “una enorme complejidad” y fruto de “largos meses de trabajo”.

José María Borja, por su parte, ha resaltado que este trabajo es fruto de “una investigación guiada por la inteligencia” a través de la captación de información antes y después de las distintas fases de la operación en la que se ha desarticulado una “organización bien estructurada con unas tareas bien definidas” en la fabricación, almacenamiento y distribución de la droga. Asimismo, ha expresado su preocupación porque “había conexiones internacionales con Países Bajos”.

‘OPERACIÓN BOXES’

Las dos primeras fases de esta investigación se realizaron entre los meses de junio y octubre del pasado año, y permitieron la incautación en Navarra de la mayor cantidad de sulfato de anfetamina o speed realizada hasta la fecha en España. Entonces se intervinieron 175,5 kilogramos de la misma, además de 100.000 pastillas de MDMA, 270 kilogramos de marihuana y más de cuatro kilogramos de éxtasis cristalizado, entre otras drogas.

Ocho personas fueron detenidas como presuntos miembros de una organización criminal que controlaba la distribución en el noreste de España y que disponía de fuertes conexiones con Países Bajos, desde donde importaban la sustancia. La organización utilizaba vehículos “caleteados” para realizar el transporte del estupefaciente con total seguridad.

Las investigaciones policiales comenzaron sobre un grupo afincado en Cataluña y Navarra que, presuntamente, se estaba dedicando al transporte y distribución de grandes cantidades de sulfato de anfetamina. Una vez introducida la droga en España, era distribuida por la Ribera Baja de Navarra siendo su punto neurálgico la ciudad de Tudela. Fue en esta localidad, donde se logró dar el primer golpe a la organización, con la detención de uno de los principales cabecillas el pasado junio, que escondía hasta 170 kilogramos de sulfato de anfetamina.

Según ha explicado Ramón Olloki, el cabecilla de la trama era autónomo por lo que tenía “facilidad para moverse” dentro y fuera de Navarra a pesar de la pandemia, lo que le permitió “seguir manteniendo sus contactos” y comprobar “el papel de cada grupo”.

Las investigaciones continuaron los siguientes meses, hasta ir desentrañando el funcionamiento de la organización, que distribuía grandes cantidades de diferentes tipos de droga por el noreste español, además de estar abriendo nuevos mercados como Ibiza y tener conexiones europeas, como con Países Bajos. En el mes de octubre se llevaron a cabo numerosas detenciones y registros que dieron como resultado la desarticulación de la organización criminal, además de la obtención de nueva información que ha desembocado en esta tercera fase de la operación Boxes.

Con estas últimas 25 detenciones, llevadas a cabo en Pamplona y su comarca a finales de diciembre de 2020, los investigadores dan por finalizada la operación Boxes, que ha coordinado el Juzgado de Instrucción número cuatro de Pamplona desde su inicio en el mes de julio de 2020. De hecho, el origen de toda la investigación se centró en esta rama del entramado delincuencial, que posibilitó las detenciones realizadas en junio y octubre en diferentes puntos de España, además de Tudela.

Los detenidos en Pamplona y su comarca se dedicaban principalmente a la fabricación y venta de speed en grandes cantidades. Tenían la capacidad de “producir ellos mismos la droga” en laboratorios ilegales situados en Pamplona, droga que, en su mayoría, era vendida en la propia Comunidad foral. Además de la capacidad de producción, también poseían una “compleja red logística”. De esta forma, utilizaban naves para esconder la sustancia ilegal y varios vehículos de alta gama con ‘caletas’ para ocultar la droga. Tanto en las naves como en los coches, el acceso a los habitáculos ha sido muy complicado, obligando a usar unidades especializadas de la propia Policía Nacional.

Además de los más de 28 kilogramos de diversas sustancias estupefacientes requisadas, también se han encontrado en grandes cantidades sustancia precursora destinada a la fabricación de más material estupefaciente, en concreto cinco kilogramos de acetona y sosa cáustica.

“EL MERCADO DE LA DROGA HA CONTINUADO” A PESAR DE LA PANDEMIA

Nuria Mazo, jefa de la brigada provincial de Policía Judicial ha llamado la atención ante el hecho de que, a lo largo del año pasado, a pesar del cierre de los establecimientos de hostelería y de ocio nocturno, “el mercado de la droga ha continuado”. “Asociamos el consumo de drogas a las zonas de ocio y horas nocturnas, pero no ha habido ocio nocturno y la droga se sigue vendiendo”, ha subrayado.

Por este motivo, ha expresado su preocupación por que “la gente se esté drogando en sus casas, con sus hijos, con sus padres, con su familia en casa”.

Asimismo, ha destacado que algunos de los investigados se referían a las sustancias que vendían como ‘veneno’. En este sentido, ha remarcado que en los ‘laboratorios’ donde se fabricaba la droga -garajes, trasteros, bajeras- los detenidos la elaboraban “sin ningún conocimiento de química, de farmacología ni de las mínimas medidas sanitarias”. Además, modificaban la composición de las sustancias “en función de si el camello le decía que al cliente les gustaba el color, el olor, la textura o el efecto que esa sustancia estaba produciendo”, ha explicado Mazo, que ha mostrado su preocupación por “los efectos que puede tener en la salud de las personas que lo consumen”.

Igualmente, ha resaltado que “ha sido muy importante en todo este proceso la colaboración ciudadana” a través de la web de la policía. Al respecto, ha asegurado que “no hay ni una sola noticia de un posible tráfico de drogas que no se investigue” y “nos está dando lugar a abrir operaciones muy interesantes”.


Comparte/Partekatu

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *