Comparte/Partekatu

El hombre circuló durante 20 km en sentido contrario, con las luces largas puestas y a gran velocidad

La Ertzaintza sorprendía ayer a un hombre de 52 años circulando en dirección contraria y, durante más de 20 km, a lo largo de la A-8 y Supersur.

El detenido ha dado positivo en el test de alcoholemia y drogas y ya ha pasado a disposición judicial.

Su presencia es algo inusual en estas dos carreteras y no ha causado ningún accidente, a pesar del tráfico que ambas suelen registrar en estos meses de verano.

Por su parte, la Ertzaintza tuvo noticias del incidente alrededor de la una de la madrugada, cuando un motorista alertó al 112. Así, el conductor, que se dirigía hacía Cantabria, circulaba por el carril en sentido Donosti, a gran velocidad y con las luces largas puestas.

Finalmente, pudo ser localizado a la altura de Muskiz y, aunque los agentes le repitieron varias veces por megafonía que se detuviera, el se negó. Incluso llegó a apagar las luces del coche y aumentar la velocidad.

Fue gracias a un atasco, cuando tuvo que frenar y pudo ser detenido y acusado de un delito contra la seguridad vial y conducción temeraria.

La última vez que la A-8 registró un kamikaze fue el mes de junio del año pasado. Cuando un conductor, por evitar un control de alcoholemia de la Guardia Civil a la altura de Castro Urdiales, dio media vuelta en plena autopista.


Comparte/Partekatu

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *