Fotografía de SD Eibar
Comparte/Partekatu

Jon Muñoa Guenaga

Real Sociedad, Athletic Club, Eibar y Deportivo Alavés Gloriosas jugarán la temporada que viene en la Liga Ellas, el nuevo formato profesional tutelado por el Consejo Superior de Deportes.

El Consejo Superior de Deportes (CSD) transformará la Primera Iberdrola en la Liga Ellas el 15 de junio, dando inicio a su profesionalización. La primera división femenina se convertirá así en la cuarta categoría deportiva profesional de España y la primera femenina. Las otras tres son la primera y segunda división masculinas de fútbol y la primera división masculina de baloncesto.

La nueva Liga Ellas tendrá 16 equipos, de los cuales cuatro serán vascos. Ayer el Eibar femenino certificó la permanencia matemática tras vencer 1-2 al EDF Logroño y el Deportivo Alavés Gloriosas logró el ascenso el 30 de mayo tras vencer 0-2 al Atlético de Madrid B. Por su parte, la Real Sociedad está realizando una temporada buena (actualmente en cuarta posición) y el Athletic Club podría acabar en mitad de tabla a falta de dos jornadas.

Tras la reforma, la temporada que viene la primera división femenina no estará sujeta a la dirección de la Real Federación Española de Fútbol (RFEF) aunque esta seguirá teniendo la potestad de decidir sobre ascensos, arbitraje o fichajes extranjeros. A partir de entonces, la nueva Liga Ellas será tutelada por el CSD hasta 2024 tras lo cual comenzará la dirección de la Junta Directiva elegida por los clubes con una dirección externa, al igual que sucede en la primera división masculina.

Mejoras tras la profesionalización

Aparte de poder tener un órgano independiente para gestionar la liga, la profesionalización traerá, sobre todo, mejores condiciones para las deportistas y el cuerpo técnico. Es un gran paso hacia adelante para superar la precariedad del fútbol femenino y avanzar en igualdad. Cabe destacar que la mejora de salarios y condiciones laborales no viene implícita en la transformación de la liga, pero será un punto clave en as negociaciones.

Además, los derechos televisivos pasarán a ser propiedad de los equipos y se prevé una comercialización conjunta de todos los clubes para que los partidos se retransmitan en una sola plataforma, generando mayores ingresos para los clubes. Hasta ahora, la RFEF tenía reservados algunos derechos lo que causó el enfrentamiento entre clubes y federación.

Por último, la profesionalización incluirá ayudas para los equipos más humildes y la creación de la Fundación Ellas, a donde se destinará parte de los ingresos para “extender socialmente” el fútbol femenino, según dijo Irene Lozano, la antigua presidenta del CDS que anunció la reforma en marzo.

Por todo esto, las futbolistas de los equipos vascos han logrado un objetivo clave al permanecer o subir a primera división. Junto con el privilegio de jugar en la élite, han conseguido convertirse en equipos profesionales.


Comparte/Partekatu

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *