Comparte/Partekatu

Realizar el desmontaje de muebles durante un proceso de mudanzas puede parecer un trabajo fácil, pero en realidad no lo es. Necesita mucho tiempo, esfuerzo y sobre todo cuidado.

En el momento de desmontar los muebles, se debe estar pendiente no solo de no dañarlos, sino también fijarse como estaban originalmente para cuando corresponda hacer nuevamente el ensamblaje nada se pierda.

Una vez que se inicien las labores de mudanza, la tarea de despiezar los muebles es una de las que requiere de mayor tiempo y paciencia, sobre todo si se está hablando de mobiliario grande.

¿Qué se toma en cuenta en el desmontaje de muebles?

En los servicios de mudanza, el desmontaje de muebles suele ser una de las tareas principales. Es en esta faena en la que se tiene mayor cuidado. Lo aconsejable es dejar esta labor en manos de profesionales de expertos. Existe gran cantidad de servicios de mudanzas Madrid con personal capacitado.

Hay muchos aspectos que se deben tener en cuenta como el tamaño de los muebles, el nuevo espacio al que van a ser trasladados y el tiempo que llevan las labores de montaje y desmontaje.

Todo esto lo saben quienes prestan este tipo de servicios. La organización es clave para que finalmente cuando toque montar nuevamente el mueble no haya dudas.

Algunos trucos para desmontar los muebles

Uno de los problemas que se suele presentar en las mudanzas es que tras desmontar y movilizar los muebles, no se recuerda después como estaba cada parte. Teniendo en cuenta algunas técnicas de empresas de mudanzas Barcelona, hay algunos pasos muy prácticos que se pueden seguir para evitar este tipo de inconvenientes.

  1. Verificar como va cada pieza: Si se sabe cómo estaban las piezas, se podrá fácilmente volver a ponerlas en su lugar. Para esto, desde luego, hay que tener mucha memoria o simplemente se puede hacer una foto para saber dónde iba cada parte en específico.  
  2. Si se cuenta con un manual del mueble mucho mejor, pero como en la mayoría de los casos estos no son conservados, entonces también se puede optar por utilizar adhesivo para enumerar las partes y saber dónde van. Esta técnica se puede aplicar sobre todo en las zonas donde hay uniones.  
  3. Contar también los tornillos e identificar previamente donde va cada uno de estos evita inconvenientes. Nada peor que adivinar dónde va un tornillo o que falte alguno en el momento de armar nuevamente el mueble.
  4. Se puede hacer una lista y anotar cada una de las piezas para verificar durante el proceso de traslado que no falte ninguna.
  5. Con las piezas pequeñas hay que tener bastante cuidado y atención porque si el desmontaje se hace de manera desordenada pueden perderse. En este punto hay que estar muy pendientes para que no falte absolutamente nada.
  6. Otra de las opciones puede ser fotografiar el mueble, la mesa, la silla o cualquier mobiliario que se vaya a desarmar para saber luego cómo iba todo.

Estas anotaciones se deben tener muy presentes cuando se haya completado el traslado y corresponda encajarlas nuevamente.

La ayuda profesional ahorra tiempo y molestias

Dejar esta faena en manos de profesionales contribuirá a evitar molestias y a ahorrar tiempo. Las empresas de mudanzas Zaragoza tienen personal capacitado que sabe exactamente cómo se hace la labor. 

Puede que muchas personas opten por hacerlo ellas mismas, pero en el momento de ejecutar el plan de mudanza se encuentran con diversos inconvenientes que antes ni se habían imaginado.

Las labores de mudanza más grandes consumen mucho tiempo. Si hay demasiado mobiliario la tarea de desmontaje suele llevarse la mayor parte de la jornada. El traslado es lo de menos, luego viene la etapa de montar en la que hay que verificar dónde va cada pieza y la nueva ubicación de los muebles.

Un trabajo de mucho cuidado

Lo principal cuando se desarma un mobiliario es no perder las piezas y por supuesto no maltratarlas. Quienes no son expertos suelen dañar muchas veces los muebles. Esto generalmente pasa cuando se hace el desmontaje por cuenta propia y no se contrata a profesionales en la materia.

Si se cuenta con el tiempo y la paciencia para desarmar un mueble, embalarlo y trasladarlo, está bien que se pretenda ahorrar un poco de dinero, pero generalmente esto genera más problemas que beneficios.

Lo más valioso es el tiempo y por supuesto cuando una pieza se daña luego se debe hacer una inversión adicional para recuperarla, algo que debe evitarse. Si son muchos los muebles que se deben desmontar entonces el trabajo necesita más horas de dedicación y toneladas de paciencia que no todos tienen. 

A esto se debe sumar luego la labor de montar nuevamente las piezas y colocar el mueble en el sitio indicado, verificar que todo encaje y aprovechar los espacios. Por este motivo, nunca viene mal la ayuda profesional.  


Comparte/Partekatu

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *