Euskadi Capital

Cómo los graduados de MasterD alcanzan sus metas profesionales

Comparte/Partekatu

La formación profesional y el continuo aprendizaje son dos de los aspectos más relevantes en la consecución de un empleo estable y en el crecimiento dentro del ámbito laboral. Ya sea para dar los primeros pasos en la carrera, progresar en un campo o reinventarse en una nueva industria, la educación es el punto de partida esencial. 

MasterD, una institución referente en educación para el empleo en España, forma a más de 95.000 alumnos anualmente en diversos campos para ayudarles a alcanzar sus objetivos profesionales. Sus 30 años de experiencia y una gran cantidad de historias de éxito, respaldan su metodología innovadora y flexible de formación profesional. 

En sus 37 centros en toda España, MasterD proporciona capacitación y apoyo personalizado, que se adapta a las necesidades y a la disponibilidad de cada estudiante, brindando, además orientación, talleres y prácticas laborales. Los graduados de MasterD que han sabido aprovechar todos los recursos formativos y la bolsa de empleo de la institución han logrado insertase en el mercado laboral y hoy se encuentran cumpliendo sus metas profesionales. 

Andrea Estévez: fusionando su pasión por los videojuegos y el arte digital 

Andrea Estévez, una joven de 21 años de Madrid, ha encontrado en la formación de Modelado 3D de MasterD el equilibrio entre sus metas y su pasión. Desde la infancia, Andrea ha estado inmersa en el mundo de los videojuegos gracias a su familia, que compartía su afición.

Con el tiempo, su interés por los videojuegos y el arte digital creció y comenzó a explorar este apasionante mundo por su cuenta. «Cuando llegué al bachillerato, no sabía muy bien qué hacer con mi vida: vivir solo del arte me parecía complicado y tampoco me sentía a gusto trabajando en el sector tecnológico sin más», confiesa Andrea. Fue entonces cuando descubrió que los videojuegos combinaban ambas pasiones, al tiempo que eran un sector emergente con potencial profesional. Para explorar esta oportunidad, se unió a MasterD, optando por el curso de modelado 3D que ofrecía un enfoque equilibrado entre el arte y la tecnología. 

Tras completar su formación, Andrea enfrentó el desafío de encontrar oportunidades de prácticas en un mercado afectado por la pandemia. Su perseverancia la llevó a Isostopy, una empresa dedicada a la realidad virtual (VR) y, durante sus prácticas de verano, impresionó a sus empleadores, por lo que posteriormente fue contratada para un proyecto específico. 

«Ahora estoy trabajando en Isostopy como modeladora 3D y generalista, contribuyendo a diversos proyectos, con la creación de personajes y gráficos en 3D para sitios web», explica Andrea que también explica que «a pesar de estar rodeada en su mayoría por colegas masculinos, las oportunidades en empresas más pequeñas son igualmente accesibles para las mujeres interesadas en este campo».

Edgar Rubio: convirtió su afición por los videojuegos en su profesión 

Edgar Rubio vive en Zaragoza y tiene 24 años. Logró insertarse en la industria de los videojuegos cuando se unió a MasterD para especializarse en programación de motores gráficos. Como miembro de una generación que creció en la era de la tecnología, Edgar siempre fue un apasionado de los videojuegos. Su amor por este mundo lo llevó a conocer personas y construir amistades únicas.

A medida que crecía, surgió su curiosidad sobre cómo funcionaban los videojuegos y si él podría crearlos algún día. Para seguir su pasión, estudió desarrollo de aplicaciones multiplataforma. No obstante, su verdadero despegue en la industria de los videojuegos ocurrió al unirse a MasterD y formarse en motores gráficos, lo cual lo llevó a terminar trabajando dentro de MasterD en el desarrollo de juegos educativos para estudiantes de oposiciones al ejército y cuerpos de seguridad del estado.

«Mi labor consiste en concretar proyectos, orientar a los clientes y desarrollar los videojuegos por completo», explica Rubio. Para inspirar a otras personas interesadas en esta industria, Edgar destaca la importancia de trabajar en el portafolio personal y, sobre todo, de aprender a programar

Diseño de interiores con Maria Joäo Caldeira Taia: una historia de esfuerzo y superación 

Maria Joäo Caldeira Taia, originaria de Portugal y residente en Vitoria, es una mujer de 41 años que tiene una inspiradora historia de regreso a la formación. Durante 13 años, María tuvo que dejar su carrera como decoradora infantil para trabajar en la limpieza de los hogares. «Yo deseaba un cambio en mi situación laboral y anhelaba volver al mundo del diseño de interiores», confiesa esta portuguesa. A través de recomendaciones, María descubrió MasterD y se sintió atraída por la flexibilidad de la formación en línea, ya que no podía dejar su trabajo para asistir a una escuela presencial. A su vez, el hecho contar con una sede cercana en Bilbao que responda a sus inquietudes la atrajo aún más. 

María destaca que la formación de MasterD no solo le posibilitó capacitarse a su propio ritmo, sino que le proporcionó habilidades importantes en software de diseño, algo esencial en su campo. Actualmente, su desafío es ganar experiencia y avanzar en el renderizado con SketchUp, con la firme intención de continuar su formación y mejorar sus habilidades en el diseño de interiores. 

Impresión 3D con Víctor Gil: una oportunidad en tiempos de cambio 

Víctor Gil, de Zaragoza, supo reinventarse en el sector de la impresión 3D como resultado de la pandemia. «Con el COVID, perdí mi trabajo y, al igual que muchas otras personas, me vi afectado por la crisis, hasta que la impresión 3D, impulsada por la necesidad de equipos de protección personal en tiempos de COVID-19, llamó mi atención», explica Gil.

En aquel entonces, comenzó a interesarse en esta tecnología y, a través de MasterD, pudo inscribirse en un curso para aprender más sobre la impresión 3D e incluso realizar prácticas en una empresa. Esta experiencia le condujo a su actual trabajo de técnico de prototipos, en Grupo Antolín, una multinacional del sector automotriz en Burgos. «Mis responsabilidades abarcan la preparación prototipos impresos en 3D que luego se presentan a grandes marcas de automóviles, entre otras tantas tareas que incluyen trabajos de torno y fresadora», detalla este zaragozano.

«La formación que recibí en MasterD fue esencial para asegurar mi posición actual y cumplir con los requisitos del empleo», expone. Por lo que Víctor alienta a otros a explorar y formarse en la impresión 3D, ya que es una tecnología en constante crecimiento y con aplicaciones en diversos campos. 

Así como María, Víctor, Edgar y Andrea, otros miles de profesionales han logrado hacer realidad su sueño profesional a través de la formación de MasterD. Sus propuestas variadas y versátiles de formación, así como también sus prácticas y una amplia bolsa de trabajo en colaboración con más de 20.000 empresas, hacen que formarse en MasterD sea el inicio de un futuro laboral enriquecedor, alineado con los deseos y metas personales.


Comparte/Partekatu

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *