Así se tendrán que usar las playas de Bizkaia desde este lunes

Comparte/Partekatu

La Diputación Foral de Bizkaia informará de forma continua sobre el aforo y situación de los arenales a través de su web y de la aplicación BizkaiUp y llama a la ciudadanía a consultar estas herramientas digitales antes de desplazarse a ellos, para garantizar que se cumplen las condiciones establecidas por las autoridades sanitarias para frenar la expansión del COVID-19.

En la playa, como en otros espacios, se deberá mantener la distancia de seguridad establecida en cada momento por las autoridades sanitarias y se recomienda permanecer en ella no más de tres horas, para garantizar una rotación que permita disfrutar de estos espacios al mayor número de personas posible.

Una bandera ámbar señalará a las personas que se encuentren en los arenales que el nivel de ocupación de los mismos es alto, mensaje que también se difundirá a través de la megafonía. 270 personas velarán por la seguridad y la limpieza en las playas durante esta temporada. El servicio de baño asistido se prestará en La Arena, Ereaga, Plentzia, Mundaka, Lekeitio y Ondarroa entre el 1 de julio y el 31 de agosto, aplicando las medidas de prevención que establezcan las autoridades sanitarias en el momento de su puesta en marcha.

Este próximo lunes, día 15, arranca la temporada de playas y con ella, la aplicación del marco general para el uso y regulación de los arenales establecido y consensuado por la Diputación Foral de Bizkaia y los ayuntamientos del litoral vizcaíno con el objetivo de frenar la expansión del COVID-19. Un marco general que tiene también en cuenta las características particulares de cada una de las playas, ya que cada consistorio las ha incorporado en sus planes de contingencia, y que se fundamenta en las recomendaciones establecidas por las autoridades sanitarias de cara a un uso seguro de estos espacios abiertos. Ésta será la principal novedad de una temporada atípica en la que la Institución foral mantiene operativos todos los servicios que presta habitualmente en las playas y la inversión anual de 5,2 millones para financiar estos servicios.

A lo largo de la temporada de este año se mantendrá el horario habitual de apertura de las playas, de 11:00 a 20:00 horas, durante el cual no se permitirá la práctica de deporte (palas, voleibol, fútbol…) en los arenales para garantizar que se mantiene la distancia de seguridad establecida en cada momento por las autoridades sanitarias. Serán estas autoridades también las que determinen el número de personas que pueden acceder en grupo a las playas y la distancia que deberán mantener estos grupos, así como cualquier otra variación de las condiciones para el disfrute de espacios públicos en función de la evolución de la pandemia.

El marco general que regula el uso de las playas también establece la recomendación de que quienes acudan a la playa permanezcan en ella no más de tres horas, para garantizar una rotación que permita disfrutar de estos espacios al mayor número de personas posible. También se recomienda no portar sombrillas, sillas o colchonetas salvo que sea estrictamente necesario, de manera que se ocupe menos espacio y se facilite la rotación de personas usuarias tras el tiempo recomendado de estancia en la playa.

Para la regulación de la afluencia a los arenales y contribuir a que se mantenga en todo momento la distancia de seguridad en ellos, se ha establecido un sistema en el que la medición de la ocupación la realizarán hondartzainas y socorristas, quienes determinarán tres niveles de ocupación que se corresponden con los colores de un semáforo: verde. ámbar y rojo. En el nivel verde, la ocupación es óptima; en el ámbar, la playa comienza a estar bastante llena y en el rojo está a su nivel máximo. Esta información se va a dar a conocer:

  • En la propia playa, mediante la megafonía y, en su caso, mediante la instalación de una bandera ámbar para que las personas usuarias de las playas conozcan que se está comenzando a llenar el aforo y puedan ir saliendo ordenadamente (el resto de banderas que se disponen en las playas seguirán indicando lo mismo que en años anteriores: verde, baño libre; amarillo, baño con precaución; rojo, baño prohibido y blanca con el símbolo de un nadador tachado, calidad de agua no apta para el baño).
  • Desde la página web de playas de la Diputación Foral de Bizkaia, en la que se marcará en cada playa el nivel de ocupación con la imagen de un muñeco verde, dos muñecos ámbar y tres muñecos rojos.
  • Y en la aplicación BizkaiUp, que la Diputación Foral de Bizkaia ha puesto en marcha para informar de todas las medias frente al COVID-19 y que puede descargarse en cualquier dispositivo móvil.  Esta aplicación recogerá los niveles de aforo en las playas y también otras informaciones relacionadas con las especificidades de los diferentes arenales y las medidas que puedan adoptar en cada momento los ayuntamientos, como el cierre parcial de las zonas de aparcamiento, el establecimiento de playa dinámica, cuestiones referidas con los accesos…

Dado que existe la posibilidad de comprobar el nivel de ocupación con antelación, a través de la web y la app, tanto la Diputación como los ayuntamientos de los municipios con playa de nuestro territorio hacen un llamamiento a la ciudadanía para que antes de acudir a los arenales consulte estas herramientas digitales para comprobar que el nivel de ocupación es el óptimo.

Tanto socorristas como hondartzainas estarán en permanente contacto con los consistorios para determinar las medias a adoptar en los momentos en los que se alcance el aforo máximo en las playas, situaciones en las que actuarán las Policías Locales y la Ertzaintza, como cuerpos encargados de hacer cumplir la normativa establecida.

Seguridad

Socorristas y hondartzainas son también quienes desarrollan las labores de seguridad en las playas. En conjunto, el equipo humano que prestará el servicio de Prevención de Accidentes, Socorrismo y Asistencia está conformado por 154 socorristas acuáticos y otras 19 personas entre coordinadores, logistas o patrones de apoyo. Cada día estarán de servicio 6 coordinadores y 88 socorristas distribuidos en 24 puestos de socorro.

El material  de rescate que utilizarán las personas de este servicio dependerá de las características de las diferentes playas, pero cabe destacar que contarán con cuatro embarcaciones de salvamento, ocho embarcaciones de respeto en almacenes de Bilbao, Getxo, Bermeo y Ondarroa; 4 motos de agua y otras cinco de respeto en los almacenes ya mencionados; 3 quads y 9 buggys de rescate (dos de ellos eléctricos); 3 vehículos todoterreno, una flota ecológica conformada  por 7 turismos ecológicos (eléctricos, híbridos y de gas) para coordinadores de zona; 14 torres de vigilancia, 40 desfibriladores semiautomáticos, 30 glucómetros, 40 pulsioxímetros, 30 camillas de inmovilización y 30 herramientas de medición de Reanimación Cardiopulmonar.

Además, las y los socorristas contarán con dos ‘wave board’, embarcación que permite acoplar a una moto de agua una plataforma con la que alcanza 5 metros, de manera que se amplía su capacidad para trasladar personas.

El protocolo de atención a personas que necesiten asistencia sanitaria en el puesto de socorro se ha modificado este año, atendiendo a las recomendaciones vigentes para evitar la expansión del COVID-19. En ese sentido, se instalarán señales de límite de paso al puesto de socorro y las personas que precisen asistencia deberán lavarse las manos con gel de alcohol y ponerse la mascarilla que le facilitarán las y los socorristas (o la suya propia) antes de entrar al interior del puesto de socorro. En la zona de asistencia del puesto de socorro sólo podrá haber dos personas, el socorrista y la persona a la que hay que atender, salvo en dos supuestos: el primero, que las técnicas a aplicar para asistir a esa persona requieran de más personal, en cuyo caso podría haber más de un socorrista, o que la persona que precisa atención sea un menor o persona dependiente, en cuyo caso podrá estar acompañado de un adulto, que deberá lavarse las manos y colocarse la mascarilla también antes de acceder. En el resto de casos, familiares y acompañantes de quien requiera atención sanitaria permanecerán fuera del puesto de socorro. Tras recibir atención, las personas usuarias deberán lavarse las manos de nuevo con el gel de alcohol y en caso de quieran retirarse la mascarilla, contarán con una papelera donde depositarla.

En el servicio de Hondartzainak trabajarán este año 31 personas en estrecha colaboración tanto con el Servicio de Prevención de Accidentes, Socorrismo y Asistencia como con la Ertzaintza y la Policía Municipal de las localidades en las que se ubican las playas. Como medida de prevención, portarán siempre la mascarilla mientras estén en los arenales.

Además, se mantiene en todos los arenales el servicio de pulseras ‘Ume Galduak’, cuyo objetivo es identificar a las y los menores de ocho años extraviados en las playas.

Limpieza y equipamiento

El servicio de limpieza de las playas va a ocupar entre los meses de junio y septiembre a 89 personas en diferentes horarios. Estas personas trabajan con un sofisticado equipo mecánico que incluye máquinas limpia-playas, camiones, tractores, barredoras y cribadoras, así como con un camión de caja abierta para el transporte de material de mantenimiento, barredoras pick-up 4×4 (uno de ellos con plataforma elevadora) y cribadoras manuales.

Los trabajos de preparación de las playas se prolongan durante varios meses antes del inicio de la temporada, un tiempo que, principalmente, se destina al acondicionamiento de los arenales y la instalación de equipamiento. Así, este año se han instalado 119 duchas (224 rociadores, ya que se han anulado la mitad de los disponibles para garantizar la distancia de seguridad entre las personas usuarias), 83 fuentes y 72 lavapiés, 367 plataformas emparrilladas y 1.920 metros de pasarela de madera. Aunque en un principio se anunció que las duchas y fuentes permanecerían precintados durante las dos primeras semanas de la temporada, atendiendo a las recomendaciones de las autoridades sanitarias se ha establecido que sean los ayuntamientos quienes decidan sobre la entrada en funcionamiento de las mismas, que se producirá mayoritariamente en todos los arenales desde este mismo lunes, día 15.

La recogida de residuos a lo largo de la temporada se realizará de modo diferente a lo largo de esta temporada, ya que como medida de prevención y siguiendo las recomendaciones de las autoridades sanitarias, no se instalarán papeleras ni bidones en la zona de arenal. Estos depósitos se ubicarán en los accesos a las playas, fuera de ellas, y no contarán con tapa, para evitar que las personas usuarias de las playas tengan que tocarlas para usarlas. En concreto, se van a instalar en los accesos 328 papeleras y 11 bidones para la recogida de residuos, un número que puede variar en función de si se detecta que existe necesidad de colocar más para hacer una recogida efectiva de los desechos de las personas usuarias de las playas.

Baño asistido

Esta temporada, el servicio de baño asistido ‘Hondartza denontzat’ se desarrollará entre el 1 de julio y el 31 de agosto en las playas de La Arena, Ereaga, Plentzia, Mundaka, Lekeitio y Ondarroa y en horario de 11:15 a 18:45 horas. Este servicio, no obstante, se adecuará a las actuales circunstancias, aplicando las medidas preventivas establecidas por las autoridades sanitarias en el momento en el que se ponga en marcha.


Comparte/Partekatu

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.