Comparte/Partekatu

Este espacio de conocimiento y de experimentación aglutinará a representantes cualificados del tejido social y económico

La Diputación ha activado un Think Tank, formado por responsables de la propia institución foral y representantes cualificados del tejido social y económico, con el objeto de generar “un espacio comunitario de reflexión y de experimentación” que marque el rumbo de Gipuzkoa frente a los crecientes desafíos que plantea el futuro, “acrecentados y acelerados” en estos últimos meses por los efectos de la pandemia de COVID-19. Etorkizuna Eraikiz Think Tank se dividirá en cuatro grupos que abordarán sendos campos de trabajo, cada cual de mayor actualidad: la economía y el empleo del futuro, el cambio climático y la economía verde, el futuro del estado de bienestar y de los cuidados, y la nueva cultura política.

“Etorkizuna Eraikiz Think Tank no solamente estará orientado a la reflexión y a generar conocimiento avanzado”, ha explicado esta mañana el diputado general de Gipuzkoa, Markel Olano. Además de ello, en segundo lugar, será un espacio que buscará “la experimentación cooperativa”, es decir, la transformación del territorio mediante acciones impulsadas conjuntamente por sus miembros. Por último, según ha completado, “buscará convertirse en una referencia, una especie de faro colectivo frente a la incertidumbre y la desorientación” que generan las transformaciones sociales y económicas “agudizadas” por la pandemia

Olano ha presentado en un encuentro con los periodistas los principios y la estructura que guiará la labor del Think Tank, acompañado por los diputados de Promoción Económica, Medio Ambiente y Política Social, Imanol Lasa, José Ignacio Asensio y Maite Peña, respectivamente, así como por el responsable de Estrategia de la Diputación, Xabier Barandiaran. Precisamente, cada uno de ellos será el encargado de dirigir su respectivo grupo de trabajo, mientras que Miren Larrea –también presente en el encuentro de hoy–, en calidad de investigadora de Orkestra, se encargará de coordinar este innovador espacio, en el que participarán alrededor de 60 personas relevantes en cada materia.

El diputado general ha incidido en que “la triple crisis” –socio-sanitaria, social y económica– generada por el COVID-19 no ha hecho sino recordarnos que necesitamos “herramientas locales” para dar respuesta “de manera compartida” a los desafíos globales de nuestro tiempo. “Para ello creamos Etorkizuna Eraikiz”, ha recordado, que en los últimos años ha generado “una nueva agenda política” y ha servido para profundizar “en el carácter comunitario” del territorio, involucrando a la ciudadanía y a la sociedad organizada en las políticas públicas.

Según ha añadido, la pandemia ha supuesto un aumento de las “incertidumbres” ante problemas cada vez “más complejos e inter-conectados”. “¿Cuál será el futuro de nuestro trabajo y de nuestros hijos e hijas? ¿Cómo frenamos la degradación ambiental y el cambio climático? ¿Cómo serán los cuidados de las personas mayores? ¿Qué podemos hacer para construir unas instituciones más abiertas y participativas? Queremos construir respuestas ante las preguntas que todos y todas nos hacemos. Y lo queremos hacer de manera comunitaria”, ha planteado Olano.

Cuatro grupos, cuatro desafíos

Cada grupo de trabajo reunirá a cinco representantes de la Diputación, a los que se sumará una decena de representantes cualificados del tejido social y económico guipuzcoano, y mantendrá una reunión mensual. El conjunto del ecosistema, por lo tanto, estará formado por 60 personas y se reunirá una vez al año para compartir propuestas, reflexiones y experiencias.

El grupo de trabajo sobre nueva cultura política estará dirigido por Xabier Barandiaran y tendrá como objetivo reflexionar y experimentar sobre las vías para superar “la desafección de la ciudadanía”, así como “la incapacidad de las instituciones” para hacer frente “por sí solas” a los desafíos económicos, sociales y políticos de nuestro tiempo, tal y como ha vuelto a sacar a relucir la crisis del COVID-19. La primera reunión de este espacio de trabajo se celebrará esta misma semana en Etorkizuna Eraikiz Gunea.

La temática en torno a la economía y el trabajo del futuro centrará, por su parte, la labor del grupo dirigido por Imanol Lasa, según ha apuntado, en un momento en el que la inteligencia artificial, la digitalización y la robotización plantean “incógnitas” sobre los nuevos perfiles que necesitará la industria para seguir competitiva, así como sobre el avenir de perfiles profesionales sin cualificación. Todo ello, cuando los efectos de la pandemia hacen “más necesario que nunca” promover y proteger el empleo digno como “principal herramienta frente a las crecientes desigualdades” sociales.

Otra de las cuestiones que más preocupan a la ciudadanía es el cambio climático y la necesidad de hacer frente a la degradación ambiental que sufre el planeta, desafío en el que abordará de lleno el grupo de trabajo liderado por José Ignacio Asensio. Conceptos como la transición energética, la movilidad sostenible, la economía circular y la fiscalidad ambiental serán analizados y llevados al campo mediante iniciativas de experimentación.

“Tenemos una oportunidad de convertir la recuperación de esta crisis sin precedentes en la transformación social, económica y ambiental más ambiciosa para Gipuzkoa, y posicionar a nuestro territorio como un modelo de gobernanza anticipatoria, donde nuestras empresas e industria sean más competitivas, generando economía y riqueza a través de la innovación, digitalización; fomentando su internacionalización y generando precisamente un empleo local, que resuelva el problema de muchas personas”, ha reflexionado Asensio. Esta iniciativa, según ha completado, se apoya en el Pacto Verde Europeo como estrategia de crecimiento basado en tres pilares: digitalización, descarbonización y resiliencia, entendiendo que la competitividad y el medio ambiente van “de la mano”, porque “si no hay sostenibilidad ambiental no hay sostenibilidad económica o social”.

Por último, el cuarto grupo de trabajo deberá reflexionar y actuar en torno a las políticas sociales del futuro, bajo la dirección de Maite Peña. No en vano, el COVID-19 está suponiendo un enorme desafío para los servicios sociales, especialmente para aquellos que protegen y atienden a los colectivos más vulnerables. “Se tratará de repensar y de transformar desde la acción colaborativa el modelo de bienestar del que nos hemos dotado, para que podamos seguir garantizando como hasta ahora la salud y el bienestar de todas las personas”, ha explicado Peña.


Comparte/Partekatu

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *