Foto y agradecimiento Athletic Club
Comparte/Partekatu

“No sabéis la ilusión que me hace ponerme esta camiseta y salir al campo con cuarenta y pico mil personas ayudándote. Volver a sentir eso no hay nada que lo iguale a día de hoy. Es muy difícil decirle que no a eso, poder seguir dilatando mi sueño es difícil de rechazar”, afirmaba.

Aduriz ha ido desgranando un montón de ingredientes que ha mezclado en su particular “batidora” a lo largo de los últimos meses hasta tomar “esta misma semana” la decisión de continuar una temporada más en la primera plantilla del Athletic. Apoyos, ánimos, dudas, lesiones, resultados, autocrítica… muchos aspectos que han tenido un peso vital: “Me he sentido arropado en todos los sentidos. Por el Club, por Rafa, por Gaizka y el cuerpo técnico, por el vestuario, el entorno… todos me han apoyado. Estoy súper agradecido del cariño que he sentido desde todos los lugares, desde los más íntimos a los que estamos más expuestos”.

Sabe que no ha sido su mejor año, sabe que ha pasado por momentos que han estado a punto de alejarle de su sueño de seguir siendo válido para el Athletic, pero no quiere dejarlo sin al menos darse la oportunidad de demostrar y de demostrarse a sí mismo que aún tiene cuerda para rato. La lesión del mes de enero y su recuperación fueron un quebradero durante tres meses y medio. “Es de la largo la lesión que más tiempo me ha tenido fuera. Y no es lo mismo una lesión a los 38 que a los 28. He trabajado mucho para estar mejor, pero no escondo que no estoy satisfecho”, reconocía. Una pizca de descanso y un mucho de esfuerzo y dedicación pueden valer este verano para volver como el Aduriz de siempre: “Físicamente necesito coger un poco más de fuerza, estoy capacitado para aportar en el campo, en el vestuario y en todo lo que me requiera el Club”.

Ha confesado que todavía hay muchos retos “colectivos y particulares” que todavía alimentan su hambre de fútbol y de gol. Europa volverá a ser un objetivo, la misma Europa que se les escapó en Sevilla entre los dedos a él y a sus compañeros y que era un aliciente extra para seguir adelante. A pesar de perder la clasificación para la UEL, Adu quiso hace un balance con otro punto de vista: “Teníamos una ilusión tremenda, pero tenemos que ser positivos. Por unos centímetros en los que un balón terminó en un sitio u otro, no debemos cambiar nuestra perspectiva. Hemos terminado muy bien, con una gran constancia y personalidad. Lo que hemos hecho dándole la vuelta a la situación no es fácil de lograr en Primera División”.


Comparte/Partekatu

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *