Comparte/Partekatu

Agentes de la Ertzaintza detuvieron la tarde de ayer a un varón acusado de sustraer varios teléfonos móviles en la playa de Plentzia. El arrestado aprovechaba el descuido de sus víctimas cuando tomaban un baño para hacerse con sus pertenencias. Una mujer consiguió retener al presunto ladrón cuando trató de sustraer el móvil a su hijo. El arrestado también ha sido acusado de un delito de atentado ya que escupió y atacó a uno de los agentes.

El suceso se produjo a las ocho y veinte de la tarde de ayer, domingo, en el arenal de Plentzia. Una mujer alertó a la Ertzaintza de que había retenido a un individuo que había tratado de sustraer el teléfono móvil de su hijo.
Una patrulla se trasladó a lugar y contactó con la mujer que retenía al sospechoso.

Los ertzainas procedieron a su identificación, de 29 años de edad. Entre sus pertenencias los agentes hallaron dos teléfonos móviles, dos baterías, y varias tarjetas. Tras comprobar que habían sido producto de varias sustracciones perpetradas horas antes en esa misma playa procedieron al arresto del sospechoso acusado de un delito de hurto y atentado, ya que durante su detención escupió y atacó a uno de los agentes.

El detenido fue trasladado a dependencias de la Ertzaintza para realizar las correspondientes diligencias policiales y será puesto a disposición judicial en las próximas horas.
 


Comparte/Partekatu

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *